Congresistas demócratas que intentaban hacer una visita oficial en el centro de migrantes menores de edad de Homestead no pudieron acceder a las instalaciones este lunes.


Debbie Wasserman Schultz, Donna Shalala y Debbie Mucarsel-Powell hicieron una solicitud verbal al centro el pasado miércoles pero el Departamento de Salud y Servicios Humanos dijo que necesitarían más tiempo para acceder a la solicitud. Aun así las tres congresistas se presentaron este lunes para ser rechazadas a la entrada.

De acuerdo a las congresistas el departamento está en violación de una ley que permite a legisladores inspeccionar las condiciones en los centros de detención del país.

«Aprobé una ley federal, aprobada por el presidente Trump, que exige a ORR, la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, que permita a cualquier miembro del Congreso ingresar a cualquier centro de detención», dijo Wasserman Schultz.

Por su parte el Departamento de Salud y Servicios Humanos declaró que su política no ha variado y que un aviso de dos semanas se debe dar en estos casos.


«Para garantizar que una visita a las instalaciones no interfiera con la capacidad del personal para garantizar la seguridad, el bienestar o la privacidad de los UAC, especialmente durante un período de gran afluencia», dijo la portavoz de HHS, Evelyn Stauffer, en un comunicado. «Cumple con nuestra obligación legal actual de proporcionar a los miembros del Congreso acceso a las instalaciones».

Unos 2000 niños están albergados en las instalaciones sin embargo el gobierno federal ha pedido una ampliación de la misma para poder añadir unos 1000 migrantes más.

Las demócratas quieren la liberación de los menores. «Deben estar con las familias», dijo Shalala. «Y tenemos que sacarlos de estas instalaciones a hogares seguros lo más rápido posible».

(Con información de Local 10)