Un grupo de migrantes cubanos recluidos en un centro de detención en Islas Caimán, intentaron escapar el jueves de las abarrotadas instalaciones de Fairbanks, lo que condujo a un despliegue de efectivos para controlar los disturbios, según dijo la agencia Efe.

La semana pasada otro grupo de migrantes también intentaron salir  de dicho centro, según reportaron las autoridades que confirmaron que había unos 90 migrantes encerrados en Fairbanks.


El Servicio de Aduanas y Control Fronterizo (CBC, en inglés) mantiene a los migrantes en centros de detención con condiciones insalubres al punto de que ha habido epidemia de varicela entre los recluidos, lo que hace aún más insostenible la situación de los detenidos en dicho centro.

Los ciudadanos de Islas Caimán se cuestionan por qué razón mantienen a los migrantes detenidos sin ser devueltos a su país.

La noche antes, el CBC dijo que ocurrió «una situación tensa la noche del miércoles y que estaban reparando los daños causados en la verja perimetral del recinto”

«CBC continúa trabajando con sus agencias asociadas, incluida la Policía de las Islas Caimán, para manejar la situación y mantener la seguridad», dijeron en un comunicado.

Alrededor de 200 balseros cubanos se encuentran detenidos en diferentes centros del territorio británico.


El medio Cayman Compass, en el mes de junio, dio a conocer la terrible situación que enfrentan los cubanos y su suplica al Gobierno para que intervenga.

Los centros de detención de Islas Caimán no son un ambiente seguro con las instalaciones llenas de gente y algunos cubanos simplemente se mudaron afuera para evitar enfermarse.

 “Al gobierno no le importa…. no han respondido a nuestro llamado de ayuda”, dijo un detenido.

Un video compartido por Cayman Compass, mostró a los migrantes cuando cogieron varicela en el estado en que se encontraban.

Según el Servicio de Noticias de Caimán, recuerda que   la política del Gobierno de las Islas Caimán es detener a cualquier migrante que llegue a tierra y comenzar el proceso de repatriación sin embargo quienes quieran continuar su viaje pueden hacerlo sin asistencia de funcionarios y sin haber desembarcado.

 Pero para aquellos que quieren establecerse en Caimán, es más complicado, dado que las leyes en esa nación son estrictas, impiden trabajar a las personas en proceso de asilo, arrojándolas a una situación precaria.

El Ministerio de Control Fronterizo y Trabajo de Islas Caimán ha lanzado una advertencia a los empleadores ante la contratación de cubanos irregulares en esa nación.

Un comunicado de prensa conjunto emitido por el ministerio y Workforce Opportunities and Residency Cayman (WORC), indicó que han habido denuncias de que “algunos de los inmigrantes cubanos en Cayman que viven en la comunidad han estado trabajando sin autorización mientras esperan el resultado de sus solicitudes de asilo”.

 En la información no aclara cuántos cubanos hay en esa situación, ni la cantidad de denuncias al respecto, pero advirtió que contratar “personas irregulares” es ilegal y penado por la ley local.

Chris Saunders, ministro de Trabajo, fue categórico cuando dijo:

“Los inmigrantes que buscan asilo no tienen permiso ni derecho a trabajar en las Islas Caimán mientras se analizan sus solicitudes”