Grupo de migrantes cubanos amotinados en un centro de detención en Islas Caimán, las autoridades migratorias tuvieron que contar con la policía local, los servicios de control de prisiones y también con el Ministerio de Salud Pública para controlar la situación e investigar las causas.


“El Servicio de Aduanas y Control de Fronteras (CBC) confirma que esta tarde se ha producido una situación tensa con los inmigrantes en el Centro de Detención del CBC. CBC está trabajando con sus agencias asociadas, incluyendo el Servicio de Policía Real de las Islas Caimán (RCIPS), el Servicio Penitenciario de Su Majestad de las Islas Caimán (HMCIPS) y Salud Pública para calmar la situación. Se publicarán más actualizaciones a medida que estén disponibles”, indicó el CBC en una nota oficial publicada en Facebook. 

No ofrecieron más detalles de lo ocurrido, pero según el medio de comunicación local Caiman News Service, dijeron que “los inmigrantes habían arrastrado colchones fuera de los edificios y que se estaban amotinando”.

Según el sitio digital Loop, la situación puede ser complicada de manejar por las autoridades de esa nación, debido al incremento de indocumentados que arriban a sus costas, más el largo tiempo que deben esperar los migrantes para regularizar sus casos. Demora que se debe a la larga lista de regulaciones que en cuestiones migratorias sigue el archipiélago caribeño: la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, el Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar, la Convención sobre Alta Mar y  el memorando de entendimiento entre Cuba y las Islas Caimán, entre otras. 

En redes sociales se ha denunciado las pésimas condiciones en centros de detención en ese país, por parte de balseros cubanos.

A inicios del mes de junio otro grupo de migrantes denunció  la pésima atención médica que recibían en un Centro de Detención del Servicio de Aduanas y Control de Fronteras en Caimán Grande, donde se contagiaron con el virus de la varicela. 


Las autoridades de Caimán, debido al incremento del flujo migratorio irregular anunciaron la creación de un Plan de Contingencia de Migración Masiva, después que en el mes de abril arribaron a sus costas 40 personas en diferentes embarcaciones rústicas procedentes de Cuba.

Charles Clifford, director del Servicio de Aduanas y Control Fronterizo (CBC, por sus siglas en inglés), explicó que, como parte de la iniciativa, estudiaban «la posibilidad de agilizar, ya sea la tramitación de las solicitudes de asilo, que están permitidas por el derecho internacional, o el proceso de repatriación de los solicitantes rechazados, algo que recoge un acuerdo firmado con el Gobierno cubano».