Desde hace unos meses la noticia corre y ya se hizo realidad. Nestlé acaba de colocar la primera piedra de Nescor S.A, una empresa mixta entre el gigante suizo y la empresa estatal Coralsa, ubicada en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, al oeste de La Habana.

El proyecto de unos 55 millones de dólares estará orientado báscicamente a la producción de base de cereales, café tostado y molido, condimentos culinarios, galletas saladas, sopas, cremas y bebidas en polvo.

Según aseguraron varios de los directivos presentes en la inauguración, los productos estarán destinados al mercado interno y a las exportaciones.

En sus inicios la empresa solo concibió la creación de una torrefactora de café, sobre todo por la necesidad que tiene la Isla de incentivar su mercado cafetalero. La idea será procesar y comercializar en el mercado interno varias marcas reconocidas de café, aseveró Nelson Arias Moreno, presidente de Coralsa.


Relevante será también la venta de productos Maggi, tan cotizados por los cubanos y que hoy se importan en la Isla. Nescor S.A producirá en Cuba estos zazones para evitar compras en el exterior.

Ana Teresa Igarza, directora general de la ZEDM, afirmó que tal inversión, la primera de Suiza en la Zona amplía la presencia de Nestlé en la mayor de las Antillas y demuestra la confianza de los inversionistas extranjeros en el proceso de la nación antillana, y la efectividad de “nuestra política de inversión extranjera”.

Laurent Frexie, representante de Nestlé para las Américas y vicepresidente ejecutivo de esa compañía, señaló de especial el encuentro, pues representa la continuidad de una larga historia de la multinacional en Cuba.

La empresa cubano-suiza Nescor S.A tiene 51 por ciento de participación en la empresa mixta, aunque también este proyecto traerá numerosos beneficios para Cuba por más de 500 millones de dólares. Hasta el moemnto 260 empleos se generaron como consecuencia y se fortalecieron las relaciones entre la multinacional y el gobierno cubano.

Todo comenzó en 2014 cuando Nestlé mostró su interés en la Cartera de Oportunidades de Inversión Extranjera que ofrecía Cuba. Según Laurent Freixe, vicepresidente de la compañía Cuba la idea es reforzar más la presencia de la multinacional en la Isla y ha dicho también que la mayor de las Antillas sigue siendo un país de oportunidades, debido al crecimiento del sector turístico.
La alianza de Cuba con Nestlé viene desde 1908 y junto a Coralsa ha impulsado más de un proyecto con las empresas mixtas Los Portales, en aguas minerales y bebidas no alcohólicas; y Coralac, en helados.

Los directivos de Nestlé anunciaron también el pasado mes que la empresa mixta Coralac S.A comenzaría a producir nuevas variedades de helado en el mercado nacional y foráneo. En especial se habló de llamado Frappelatte, producto que se obtiene sobre la base de café, y está concebido para su venta en restaurantes y hoteles del país.

Solo queda ver con el paso del tiempo si realmente los cubanosde a pie, tan necesitados de este tipo de ofertas, puedan acceder a ellas como realmente se afirma. Para entonces llegaremos con otros comentarios.