Racionan el gas licuado en Cuba (Imagen tomada de Tiempo 21)

Con las nuevas regulaciones impuestas por la empresa estatal Unión Cuba-Petróleo (Cupet) en la venta de gas licuado de petróleo (GLP) para uso doméstico, las familias de dos personas solo podrán comprar una balita cada 35 días, mientras las familias con más miembros lo podrán adquirir cada 16 días, reporta Martí Noticias.

Al tiempo que se ha establecido los consumidores de GLP Liberado, entre entre ellos los dueños de cafeterías y restaurantes privados, solo podrán adquirir un cilindro cada dos meses.


La estatal Cupet ha informado también que se mantiene la entrega a los consumidores que reciben el producto de reserva, de 10 kilogramos en cada semestre, y ha quedado autorizado la venta de un cilindro cada 60 días.

Más de 1.7 millones de clientes se verán afectados por la reducción de las importaciones de gas licuado para uso doméstico, dieron a conocer las autoridades.

A inicios de esta semana el Gobierno cubano admitió que enfrenta dificultades para importar gas licuado de petróleo, utilizado en muchos hogares para cocinar.

Según las autoridades solo podrán garantizar el suministro a los centros que prestan servicios básicos a la población.


A medida que la preocupación entre los cubanos aumenta por la reducción del suministro, y frente al temor de volver a tener que cocinar con leña como en el Período Especial de los años ’90 del pasado siglo.

«Ya hay muchas personas a las que la balita se le terminó y la gente andan como que jalándose los pelos, porque no sabemos cómo vamos a cocinar, volveremos entonces a la era de cuando cocinábamos con leña, porque ya ni el carbón aparece», explicó desde La Habana vía telefónica, Rosario Morales.

Las nuevas medidas afectarán mucho más a las personas de menos ingresos, aseguraron algunos cubanos consultados por Radio Martí.