Negligencia estatal provoca que se pudra una cosecha de mangos en Santiago de Cuba/Imagen de archivo

El periódico oficialista Juventud Rebelde divulgó en su sección Acuse de Recibo, la denuncia de Taimara Esparraguera, residente en La Elvira, municipio Songo La Maya, Santiago de Cuba, donde se pudrió una cosecha de mangos entera, por la negligencia y burocratismo del Gobierno, que no acopió las frutas a tiempo, reporta CubaNet.


Según la santiaguera que contó los hechos en una misiva dirigida al medio estatal, al comenzar la recolección de esta temporada no contaban con envases, y acopiaron el mango en sacos.

Aunque los campesinos se levantaban de madrugada a recoger los frutos, los mismos se empezaron a echaron a perder por negligencia de los funcionarios de acopio.

«La cosecha más segura no se pudo realizar por negligencia», aseguró Esparraguera.

De acuerdo a la denuncia, los más perjudicados en estos casos, resultan ser los campesinos, ya que «nadie paga esos mangos que se pudrieron».

«Y se ha creado descontento en las bases productivas, porque estamos en tiempos difíciles y aún perdura el burocratismo», agregó.


La santiaguera detalló de igual modo que aunque hay gran diversidad de mangos, de todo tipo, solo «se acopia un poquito de la variedad mamey. El de corazón, de Toledo, de papelina, de hilacha y otros más, se pierden porque el Estado no los acopia.»

«¿Por qué no se toman las medidas y se venden estas variedades en los MAE, que permanecen desabastecidos? Mientras tanto, la población compra los mangos a los revendedores a altos precios», puntualizó.

Taimara Esparraguera reprochó a la prensa oficialista porque no cuenta «la verdad de lo que sucede en la provincia».

«Siempre se dice que se ha acopiado todo el mango en la provincia. Lo dicen por los medios de difusión, y la realidad es otra. Cada vez que un campesino escucha una noticia así se le revuelve el alma, porque ha sufrido en carne propia la pérdida de su mango», reveló.

La pérdida de los mangos de Santiago, como otros productos que a lo largo y ancho del país se echan a perder a diario, a causa de las ineficientes prácticas estatales, se producen en el contexto de una grave crisis alimentaria en Cuba, con mercados desabastecidos, y precios por las nubes por la alta demanda y la poca oferta.