En Pinar del Río, Cuba, nacieron unas tortugas siamesas con un solo caparazón, dos cabezas, cuatro aletas delanteras, dos traseras e igual número de colas, según asegura Robeidy Gómez, vecino de la localidad reportó Tele Pinar.

Al ver las imágenes parece que está una encima de la otra, pero es un solo cuerpo que lleva sobre sí las extremidades de ambas.

Los expertos no esperan que puedan vivir mucho tiempo producto de la mutación genética que sufren.