Gabriela Alegría ya había sido condenada a la cárcel por fraude al Medicare. Ahora, también cumplirá sentencia por inyectar de forma ilegal Botox, informa el Nuevo Herald.

El miércoles, la mujer de Miami se declaró culpable de practicar la medicina sin licencia y de otros delitos graves, y será sentenciada el 7 de marzo. Enfrenta por lo menos un año en una penitenciaria estatal.

Alegría, madre de dos hijos y estudiante de enfermería, se declaró culpable el año pasado en una corte federal de Miami de lavado de dinero en un caso de estafa al Medicare. Había sido arrestada en julio tras ser capturada en un complot que se cree le birló al gobierno más $700,000.

Mientras estaba en libertad bajo fianza y esperaba la sentencia, Alegría era vigilada por la policía de Miami-Dade en una investigación sobre procedimientos cosméticos ilegales, que al igual que la estafa al Medicare, es una industria cada vez más floreciente en el sur de la Florida.

Según la Fiscalía, Alegría, de 49 años, fue detenida en el momento en que iba a inyectarle Botox a una detective encubierta de la policía de Miami-Dade, que se hizo pasar como una clienta que necesitaba una inyección en el área de las cejas. El incidente ocurrió en la casa de la mujer en West Kendall.


Después de ese arresto, Alegría regresó a la corte federal y recibió una condena de 37 meses de prisión.