Murió un pequeño de diez años en Florida, luego de que su amigo de 14 le disparara accidentalmente el fin de semana, informó el jefe de policía de Daytona Beach, Craig Capri, recoge Daytona Beach News-Journal.


El niño mayor obtuvo una pistola que estaba almacenada de forma segura y disparó accidentalmente al menor en la cabeza, luego salió corriendo de la casa.

Según el oficial, aunque el tiroteo no fue un acto intencional, sigue siendo una situación difícil y trágica para todos los involucrados, más por la muerte del pequeño.

«Dos menores manejando un arma, un arma de fuego, es muy peligroso, se ven los resultados de lo que sucedió. Tenemos una víctima aquí que está en estado realmente crítico e inestable en este momento», explicó el jefe de la policía en conferencia de prensa, antes de que el niño falleciera.

Ninguno de los dos menores vivía en la casa 212 South Keech Street donde ocurrió el tiroteo. El adolescente era primo del dueño de la casa y el niño que murió era su amigo, ellos estaban de visita en esa vivienda, mientras el dueño de la propiedad fue a darse una ducha, tuvo lugar el incidente.


La policía recuperó una carcasa de concha gastada y una bala de pequeño calibre en el piso junto a la pierna del niño, según un informe.

Capri no dijo qué tipo de pistola era, solo que es una pistola semiautomática. El oficial tampoco comentó cuál de los dos adultos en la casa poseía el arma de fuego.

«No tienen antecedentes penales y podrían poseer legalmente un arma de fuego. No fue un caso de posesión irresponsable de armas», detalló el oficial sobre los dueños de la propiedad en la que ocurrieron los hechos.

Tras obtener permiso para registrar la casa, sin embargo, el informe indicó que la policía localizó la pistola encima de un cesto en el pasillo, adyacente a la habitación.