Ministro cubano asegura que la crisis alimentaria en la Isla es un problema «totalmente subjetivo»/Imagen de archivo

El ministro de la Industria Alimentaria cubana, Manuel Sobrino Martínez, explicó el pasado miércoles en la estatal Mesa Redonda informativa, que a la población «le inquieta» que el «sobrecumplimiento» en los planes alimentarios luego no llegue a su mesa, al tiempo que puntualizó este es un problema «totalmente subjetivo».


Según Sobrino Martínez, «en el día a día, en los informes, en las reuniones, e incluso en las Mesas Redondas» han «hablado de plan, de real y de sobrecumplimiento».

«Eso a nuestro pueblo lo inquieta en muchas ocasiones, porque ve un sobrecumplimiento en las pantallas que después en el plato no se encuentra; es verdad», indicó.

Para el titular de la Industria Alimentaria solucionar este tema podría ser bueno «en varios sentidos, y dará tranquilidad a la población», pero no será la solución «a la escasez», vaticinó.

Luego de haber cumplido la «difícil etapa de producción»; Sobrino Martínez admitió que los alimentos no cuentan con calidad, ni llegan a tiempo, ni «de forma pareja» a toda la población. Por lo que concluyó es un asunto en el que deben continuar trabajando.


Aunque «reitero, consideramos que es subjetivo, no va a resolver el tema de algún déficit de alimentos, pero si puede generar más equidad, más justicia y más tranquilidad para nuestro pueblo», declaró.

Finalmente Sobrino Martínez expresó su confianza en los planes de la economía planificada, que supuestamente persiguen alcanzar un programa de soberanía alimentaria y cultura nutricional, que no se reduce a «comer».

«Es comer y alimentarse con una cultura adecuada, preservando la salud, conducido por equipos multifactoriales de especialistas; responde a objetivos de organismos internacionales, responde a los objetivos de desarrollo sostenible fijados por organismos internacionales», añadió.

De acuerdo a sus palabras, el ministro cree fervientemente o al menos eso parece, que la planificación económica logrará contribuir a paliar la hambruna que ha desatado la crisis del Covid-19 en la Isla.

Además Sobrino Martínez habló de «la utilización y la incorporación de los trabajadores por cuenta propia de la rama de la producción de alimentos a esta importante tarea».

Por último habló de las variedades de cerveza en Cuba, atendiéndolo como si fuera parte de un problema alimentario:

«Yo creo que es importante que nuestro pueblo conozca que, a partir de la calidad que tiene nuestro turismo, a partir de los requerimientos estándar de un grupo de nuestras instalaciones, es imprescindible que tenga cerveza de varias marcas, de varias procedencias, de varias calidades», puntualizó.