La ministra de salud de Bolivia, Dra. Eidy Roca, habló en una reciente entrevista con CNN sobre los médicos cubanos que dieron servicios por contrata en el país sudamericano y fueron expulsados a finales del 2019.


De acuerdo a la ministra el gobierno boliviano no tenía necesidad de contratar profesionales extranjeros porque en el país había médicos desempleados disponibles para cubrir plazas vacantes.

«Primero es importante saber, y que la comunidad internacional conozca, que nosotros tenemos gran cantidad de médicos jurados en el país que no tenían trabajo», dijo a Camilo Egaña de CNN.

«A pesar de eso se contrató cantidad de médicos cubanos para que vengan a sustituir al personal formado en Bolivia», explicó en desacuerdo con la medida añadiendo que «les pagaban un sueldo mayor al que el médico boliviano ganaba en el país».

Las declaraciones de la ministra llegan en medio de una crisis sanitaria que vive el noroeste del país mientras se enfrenta al Covid-19.


Mientras que el candidato a la presidencia por el Movimiento al Socialismo, Luis Arce, dice que «expulsar a médicos cubanos, más que un error, fue una acción inhumana», la ministra apoya la decisión tomada además argumentando que muchos de los médicos formados en la isla completan carreras cortas en comparaciones con los habituales 6 o 7 años de preparación médica.

«Estamos hablando de profesionales que estudiaron tres años que tenían un certificado, un título de médico comunitario, para trabajar solamente a nivel comunitario (…)», concluyó.

Los galenos cubanos fueron expulsados de Bolivia en noviembre del 2019 luego de que se reportaran sospechas de que algunos pudieron haber estado financiando manifestaciones a favor de Evo Morales.

El gobierno de Cuba entonces negó cualquier actividad de esta índole.