Ocean Drive Miami Beach. Foto: Cuba en Miami

Cada vez es más probable que se caiga en una recesión a medida que el brote mundial de coronavirus ejerce un estrés agudo en la economía de EEUU y en el resto de los mercados mundiales, esto es sin duda una mala noticia para millones de trabajadores estadounidense que podrían perder sus empleos de la noche a la mañana, informa CNBC News.


Para los que no reciben indemnización por despido, el golpe financiero podría ser demoledor.

Wayne Outten, fundador y presidente de Outten & Golden, una firma de abogados de empleo en Nueva York, dijo acerca del difícil trance: «es realmente complicado predecir cómo se desarrollará».

«El efecto dominó puede ser dramático en muchas industrias diferentes», auguró.

El coronavirus, que causa una enfermedad conocida oficialmente como COVID-19, se ha extendido rápidamente por todo el mundo desde que se originó en Wuhan, China a fines de 2019.


Hasta la fecha más de 169,000 personas han sido infectadas en todo el mundo, y más de 6,500 han fallecido a causa del nuevo virus.

Los mercados financieros se han derrumbado, la vida estadounidense se ha detenido por completo, ya que las escuelas e instituciones culturales han cerrado, las ligas deportivas han suspendido sus temporadas, los principales eventos han sido cancelados y los funcionarios estatales han decidido prohibir grandes reuniones.

Funcionarios de las principales ciudades como Nueva York han ordenado el cierre de bares y restaurantes para limitar la propagación del coronavirus por la comunidad.

Las grietas económicas están comenzando a surgir; los propietarios de pequeñas empresas están comenzando a informar de problemas en la cadena de suministro y pérdidas de ventas.

La industria de viajes está tambaleándose, compañías de petróleo y gas grandes están recortando el gasto y reducir los dividendos en medio de una caída en los precios del crudo. Por otro lado el gasto del consumidor ha disminuido, a medida que los estadounidenses se retiran de sus rutinas diarias.

Algunos apuntan a que habrá una recesión, otros aseguran la crisis económica ya comenzó.

Blinder, ex vicepresidente de la Reserva Federal y ahora profesor de Princeton, explicó «no me sorprendería un poco si cuando miramos los datos, se decide … que la recesión comenzó en marzo».

Los despidos ya han comenzado en empresas de todo el país, según informes, las consecuencias del coronavirus han sido dramáticas no solo en la salud, sino también en la esfera de la economía.