Militares en Pinar del Río negados a recoger un cadáver que yacía en plena calle, por miedo al Covid-19, vecinos tuvieron que intervenir/Imágenes captura de pantalla

Negados a recoger un cadáver que yacía en plena calle en una localidad de Pinar del Río, las autoridades de la zona por miedo al Covid-19, de acuerdo a un vídeo subido a las redes por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) con sede en Madrid.


En el fragmento de audiovisual se ve el cuerpo del hombre en medio de una acera, mientras los vecinos le piden al parecer a un trabajador de servicios funerarios que recoja el cadáver, y este se niega.

«Tanto la policía como los empleados de servicios funerarios, llamados por los vecinos, se muestran reticentes a recoger el cadáver, y son los vecinos quienes terminan haciéndolo», señaló el OCDH.

El presidente del Comité de Defensa de la Revolución (CDR) Emanuel Jesús, al parecer fue quien grabó la lamentable escena.

Según se escucha a una mujer decir, el hombre antes de morir tenía falta de aire y presión alta.


«¿Tú te has puesto a pensar que ese hombre tenga alguna enfermedad de esa? A ver dime analicen eso. La ambulancia que se lo llevó…¿qué le diagnosticó el médico? Porque ese hombre estaba tirado en el contén donde vive un niño de dos meses», cuestionaba la vecina.

«Dame los guantes…y dame el traje que yo lo cargo», exigió la mujer, mientras otros vecinos le cuestionaron que si tenía miedo, mejor no trabajara en salud.

El empleado de salud o servicios funerarios se negaba a recogerlo, porque explicaba era él solo, tenía que esperar a que llegara alguien más, pero nadie llegaba, y los militares miraban impasibles.

«Las cosas no son se dicen. Fíjate que las cosas hay que vivirlas y escucharlas, la vista hace fe. Todo esto es basura…a las 9:00 pm de la noche todos los días es aplauso…¿para qué?», lamentaban algunos residentes en la zona, quejándose del personal de salud.

Finalmente el trabajador de servicios funerarios acompañado de una vecina con cubreboca recogieron el cadáver para meterlo directamente en un ataúd, mientras las oficiales de la policía y un militar que se ve borroso no quisieron ayudar, y de acuerdo a una voz que se escucha se habían desinfectado las manos hacía poco minutos.

«Un acto como ese es el que tiene que salir en la Mesa Redonda», dijo otra mujer molesta, refiriéndose al valor de la mujer que ayudó a recoger el cuerpo.