katherine-fernandez-rundle

Representantes de una compañía que hizo trabajos eléctricos con el condado Miami-Dade, robaron miles de dólares en salarios a sus empleados durante más de cuatro años.


Ejecutivos de la empresa falsificaron documentos para aparentar ante supervisores condales que estaban pagando los salarios correctos, según informó el Nuevo Herald.

Ahora Green Light Electric Systems, Inc (GLE) tendrá que devolver más de $153,000 a las víctimas y no podrá obtener contratos de construcción con el Condado por al menos cinco años, de acuerdo con un comunicado enviado el martes por la Fiscalía Estatal de Miami-Dade.

Abel Demien, el presidente, director y tesorero de la compañía, y Leysis Forte, una empleada de GLE, se entregaron a las autoridades el martes y aceptaron un acuerdo para reembolsar $153,842 robados a los trabajadores.

Además deberán pagar $22,000 por la investigación al Departamento de Aviación de Miami Dade, que subcontrató a GLE para obras de construcción. No está claro como Demien y Forte realizarán los pagos. Forte, además, deberá renunciar a su certificado de notaria por fraude.


La investigación fue realizada por la Fiscalía y la Oficina del Inspector General del Condado, con la asistencia del sindicato Brotherhood of Electrical Workers Local 349, según el comunicado.

La fiscal estatal, Katherine Fernández-Rundle, dijo que la asistencia de ciudadanos comunes “siempre apreciada por las autoridades”, ayudó a resolver el caso.

La pesquisa determinó que Demien y Forte violaron la Ordenanza de Sueldos Responsables y Beneficios del condado Miami-Dade. Esa ordenanza incluye directrices sobre los salarios que se deben pagar por diferentes tipos de empleos.

Por su parte, la Inspectora General, Mary Cagle, dijo que en el condado Miami-Dade, “si engañas a tus trabajadores y les quitas el sueldo que les corresponde, terminarás con una acusación y no podrás contratar con el condado”.

Los casos de robo de salarios, especialmente en negocios privados de la industria de servicios, no son raros en Miami-Dade.