El vicepresidente norteamericano Mike Pence declaró recientemente que “en Cuba, puede que el nombre de los Castro se esté debilitando, pero su legado de tiranía sigue vivo y se aferra a ese país como una nube, oscureciendo el futuro de todos aquellos que llaman hogar a esa Isla».

Pence denunció la reciente “represión” de las protestas en Nicaragua y aseguró que la administración de Donald Trump se mantendrá firme ante los “opresores” en ese país de Centroamérica, con respecto a Cuba y a Venezuela, con la motivación de promover la “libertad” en el continente.

Las declaraciones del vicepresidente fueron registradas por la prensa en una ceremonia formal en la juramentación del cargo del nuevo embajador estadounidense ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, celebrada en la Casa Blanca.

Carlos Trujillo, es un republicano de 35 años de origen cubano, ex congresista estatal de Florida.


“Estaremos del lado de todos los que aspiran a la libertad, y confrontaremos a sus opresores”, afirmó Pence.

Por su parte Trujillo, recordó que sus abuelos emigraron desde Cuba a Estados Unidos, y se mostró orgulloso de trabajar para una administración que “siempre defenderá los derechos humanos” y la “democracia”.

“Trabajaré diligentemente con determinación y nunca pararé hasta que Venezuela, Cuba, Nicaragua y el continente americano sea libre y pueda disfrutar de las libertades y democracias que apreciamos”, puntualizó el nuevo embajador de EEUU ante la OEA.

(Con información de Hoy Los Ángeles)