Miguel Díaz-Canel, primer vicepresidente cubano y posible sucesor de Raúl Castro al frente de Cuba hizo algunas declaraciones este miércoles en la ceremonia de entrega del Premio Nacional de Periodismo José Martí, recogió la oficial Agencia Cubana de Noticias (ACN).


El vicepresidente dijo que el principal reto de la prensa en la Isla es “la denuncia efectiva de los intentos por parte de la derecha internacional de dominar la región latinoamericana y caribeña”, detalló Prensa Latina, agencia estatal.

Sostuvo además que “todo lo que hace la Revolución necesita ser explicado, pero no con dogmas ni paradigmas trillados, sino desde emociones y motivaciones. En la medida en que la prensa sea capaz de captar eso y de expresarlo de una manera coherente llegará más a la gente, a que comprendan los complejos procesos existentes”.

Díaz-Canel señaló que la prensa cubana desde 1959 “ha desempeñado una labor emancipadora al dar a conocer la verdad de la nación y contrarrestar agresiones mediáticas”.

“A lo largo de la Revolución cubana una de las funciones de la prensa ha sido hacer frente a la imposición de una cultura estandarizada, que rompa con la memoria histórica de los pueblos y fracture las identidades como método también de dominación”, detalló.


“Denunciar todo eso, hacer conciencia crítica de los problemas y que la gente vea cuáles deben ser las respuestas desde nuestras concepciones, historia y cultura, ya son tareas sumamente importantes y retadoras para la prensa cubana en el presente”, añadió el vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba de 57 años.

Según la ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF), Cuba “sigue siendo, año tras año, el país peor calificado en libertad de prensa de Latinoamérica”.

Durante décadas la programación, temas y línea editorial de los medios de prensa han estado fuertemente controlados por el régimen cubano, y responden servilmente a los intereses del castrismo.

A los cubanos dentro de la Isla les está muy limitada la posibilidad de informarse de fuentes extranjeras o medios críticos con el sistema imperante en la Mayor de las Antillas, dada la fortísima censura.

De ser Díaz-Canel el elegido por el castrismo como presidente de Cuba en abril próximo es poco probable que rompa la línea trazada por los “históricos” dirigentes comunistas (Raúl Castro, Machado Ventura, Ramiro Valdés, entre otros).

(Con información de Diario de Cuba)