Cubanos temen ser considerados carga pública, y que esto le impida legalizarse en EEUU (Imagen captura de pantalla, Telemundo 51)

Migrantes cubanos que han cruzado la frontera recientemente, sienten miedo de pedir ayuda, ante las nuevas medidas que la Administración de Donald Trump anunció hace poco, para quienes pueden ser una carga pública para el gobierno estadounidense, informa Telemundo 51.

Sin embargo estos cambios en relación a los beneficios públicos no aplican para los cubanos, ya que los migrantes que pidan asilo, o se les otorgue el estatus de refugiado están exentos de la medida.


«Nosotros nos pasamos cuatro días sin comida, sólo a base de agua del río, la comida se nos acabó, fueron siete días en la selva», contó una migrante de la Isla sobre su travesía, la mujer no quiso revelar su identidad ante las cámaras.

A la pregunta de cómo es un día para un migrante en San Antonio, Texas, un cubano explicó que es un poco difícil, porque muchas personas en EEUU no aceptan la migración.

Ambos padres y su bebé han dormido durante un mes en una iglesia de la localidad, ya que ellos no tienen familiares que los puedan recibir en sus casas aquí en Estados Unidos.

No obstante, un centro en el corazón de San Antonio se ocupa de brindarles techo, comida y atención médica, en lo que un promedio de 200 migrantes siguen llegando diariamente a la ciudad texana.


El abogado Willy Allen en entrevista con Televisión Martí, explicó que «en particular el Ajuste Cubano tiene una provisión desde los años 1967-68 [según la cual] ser carga pública no le prohíbe a un cubano obtener su residencia».

Según Allen, tampoco deben verse afectadas ciertas categorías de la green card para venezolanos, nicaragüenses y haitianos.

«Esta propuesta de acción ejecutiva no debe tener impacto, número uno, en cubanos que se están legalizando como CU6 [Ley de Ajuste]; número dos, en venezolanos, haitianos o nicaragüenses que han recibido asilo político, o las personas que han entrado como refugiados», detalló el abogado haciendo alusión a las nuevas medidas anunciadas el lunes por la Casa Blanca.

Ya que «esas tres categorías se pueden legalizar aunque hayan sido cargas públicas», sostuvo.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que «una persona que va a solicitar residencia a través de matrimonio con un ciudadano americano, a través de una petición familiar o a través de un trabajo tiene que demostrar que no va a ser carga pública», expuso Allen.

«Así que si hay una persona que va a legalizarse y se casó con un ciudadano americano y ha sido carga pública, [eso] puede ser una razón para negarle la residencia, y siempre ha sido así», concluyó.