Migrantes en el Tapón del Darién/Imagen tomada de Diario Las Américas

Fuentes de Salud de Panamá informaron que una migrante cubana y sus dos hijos pequeños fueron trasladados a un centro de aislamiento en la Selva del Darién, luego de que los tres dieran positivo al Covid-19, reporta Diario de Cuba.


Hasta el pasado 14 de mayo se habían presentado 59 casos de coronavirus entre los migrantes que se encuentran en tránsito por esa peligrosa zona, según declaraciones del médico Juan R. Rosales, director regional de Salud del Darién.

De los 59 se habían recuperado 21, y 38 permanecían aislados, entre los infectados se contabilizaban tres cubanos, 32 haitianos y otros tres procedentes de la República del Congo.

La identidad de la madre cubana y de sus dos hijos, como las edades no han sido reveladas hasta ahora.

Por lo que se dio a conocer los cubanos se encuentran en una Estación de Recepción Migratoria (ERM) destinada a los enfermos del nuevo virus, localizada en Lajas Blancas-Metetí.


Los migrantes que generalmente atraviesan el Darién se encuentran con escenarios de alta peligrosidad, y pasan por vicisitudes extremas como la falta de comida, de agua potable y de higiene.

En medio del complejo contexto y las continuas protestas de los emigrantes en abril pasado fue habilitado este centro, de acuerdo al doctor Rosales «viendo la urgente necesidad de un paliativo al hacinamiento y la importancia de tener un espacio físico para segregar los casos positivos y contactos primarios de Covid-19».

Recientemente el Servicio Nacional de Migración panameño, prometió habilitaría otra ERM, Nicanor, «con planta de agua potable y suministros de higiene».