Con poderosos vientos sostenidos de hasta 250 kilómetros por hora, una de las paredes exteriores del peligroso huracán Michael tocó tierra en la tarde de este miércoles en la franja noroeste de Florida, entre la isla St. Vincent y Panama City, reporta Telemundo 51.

Incluso antes de que el ojo del huracán categoría 4 tocara tierra, se sintieron los vientos y las lluvias en las últimas horas.

Durante el fin de semana Michael pasó de ser una depresión tropical para convertise en la tormenta más potente que registre la historia para este tramo de la costa de Florida, con destructivos vientos, un pie de lluvia y una marejada ciclónica de hasta 13 pies.

El gobernador del Estado del Sol, Rick Scott tuiteó que para la gente en el camino del huracán “el momento de evacuar ha pasado», e instó a…»BUSCAR REFUGIO INMEDIATAMENTE», mientras el comisario del condado de Bay dio una orden de tomar refugio donde se pueda.


Los vientos con fuerza de tormenta tropical, llegaban a 185 millas del ojo, y azotaban ya la costa, a 15 millas de Mexico Beach y a 20 millas de Panama City se encontraba el vórtice, el huracán se trasladaba con relativa rapidez a 14 mph.

Unas 375.000 personas tienen orden de evacuar la costa del golfo, informaron las autoridades de Florida.

Desde el Panhandle hasta el centro norte del estado, la medida abarca 22 condados, pero hay temor puesto que algunas personas hicieron caso omiso de los llamados oficiales cuando el meteoro comenzó a avanzar hacia el norte sobre las cálidas aguas del golfo.

Segun meteorólogos Michael tiene potencial para convertirse en una de las peores tormentas en la historia de la región.

El meteorólogo Ryan Maue, de weathermodels.com comentó a The Associated Press «supongo que es el peor escenario posible. No creo que nadie haya vivido algo así en el Panhandle».

«Esto tendrá vientos que dañarán estructuras en la costa y vientos con fuerza de huracán tierra adentro», añadió.

Jason McDonald, de Panama City dijo: «no sabemos si se va a llevar nuestras casas o no», y agregó que él y su esposa condujeron con sus dos hijos, de 5 y 7 años de edad, hasta el norte de Alabama.

El gobernador de Florida, Rick Scott, advirtió que se trata de un “monstruoso huracán”, mientras que su rival demócrata al Senado, el senador Bill Nelson, declaró que “el muro de agua” podría causar destrucción en el Panhandle.

La costa norte de Florida, parte de la costa de Alabama, Georgia y zonas de Mississippi y Carolina del Sur, están bajo avisos y advertencias de varias categorías.

Aunado a los fuertes vientos y precipitaciones, que podrían acumular hasta 30 centímetros en algunas zonas, el huracan podría provocar tornados en el noroeste y todo el norte de Florida y el sur del estado de Georgia, donde su gobernador, Nathan Deal, declaró el estado de emergencia en 92 de sus condados.

El potente fenómeno climatológico, puede ser el peor desde 1851 en la región, señala el diario español El País.