El campeón mundial de la categoría de peso medio en la Ultimate Fighting Championship (UFC), Michael Bisping, se prepara para su defensa de título contra el canadiense Georges St-Pierre, supuestamente a mediados de este año.


A pesar de su ajetreado horario, aún le quedan algunos minutos para grabar su podcast Believe You Me, edición que siempre deja picante el escenario competitivo.

Durante su más reciente producción audiovisual, Bisping aseveró que si St-Pierre se tarda mucho en alistarse para el combate (cuentan los rumores que el retador la desea para septiembre u octubre) tomará la decisión de pelear contra el cubano Yoel Romero, el verdadero retador, según el ranking de clasificación de la UFC.

“Si no está listo, entonces creo que Yoel Romero recibirá su pelea por el título. Escucha, no tengo miedo de Yoel Romero”, expresó en su rutina ante la cámara el gladiador británico de 38 años de edad.

“Si GSP quiere pelear, claro que esa es una gran historia. Pero no estoy dispuesto a esperar y no le tengo miedo a Yoel Romero”, espetó antes de vociferar: “Es mi cinturón, soy el campeón y estoy en mi mejor momento. Quiero pelear y no voy a esperar todo un año por Georges St-Pierre”.


“Creo que Bisping hará lo que Georges St-Pierre quiera. No tiene el corazón ni los huevos para enfrentarse a mí. Si los tuviera se enfrentaría a mí en Julio”, fue la respuesta de Romero en su cuenta oficial de Twitter.

Hace unas semanas, el presidente de UFC Dana White anunció como el primer contendiente en la línea de la tanda de título al antillano, hasta que St-Pierre firmó un nuevo acuerdo de cuatro presentaciones y pidió a Bisping como su primer oponente.

Desde ese momento, Romero ha estado comprensiblemente molesto, porque siente que no está recibiendo su chance por el cinturón. Tal es su estado, que incluso sugirió una pelea por el título interino contra el exmonarca Anderson Silva, mientras que Bisping esté ocupado con su duelo contra St-Pierre.

No obstante, existe esperanza para Romero, pues si St-Pierre no demuestra sus designios, el cubano tendría la oportunidad que tanto desea.