La ciudad de Miami Beach se prepara para el «Spring Break» y la llegada de un gran numero de turistas por lo que ha anunciado estrictas medidas de seguridad para evitar problemas.


“Esperamos recibir a cientos de miles de visitantes que eligen pasar sus vacaciones en la capital mundial de la diversión y el sol, y esperamos que estas acciones proactivas garanticen una experiencia segura y agradable”, dijo el administrador municipal de la ciudad, Jimmy L. Morales.

Las medidas estarán en vigor desde el 1ero de marzo hasta el 31 de marzo.

Las medidas son:

1. No se permiten en las playas las hieleras, dispositivos inflables, carpas, mesas y estructuras similares.


2. Habrá limitaciones a la música en vivo o amplificada.

3. Se limitarán las rutas de tránsito para permitir el acceso de vehículos solo a los residentes, a propietarios y empleados de empresas ubicadas en las zonas con paso restringido.

4. El establecimiento de límites de ocupación para diferentes zonas en la playa y la prohibición del acceso a aquellas áreas que han alcanzado esos límites de ocupación, a fin de proteger la salud, la seguridad y el bienestar del público en general.

5. No se permite el consumo de alcohol en las playas.

6. El despliegue de un equipo policial para el lector de placas, en las vías de tránsito hacia el este por los viaductos MacArthur y Julia Tuttle.

7. Según el tamaño de la multitud y en interés de la seguridad pública, el Departamento de Policía de Miami Beach puede cerrar Ocean Drive o una parte de esa zona entre las calles 5 y 12 durante las horas pico de tráfico.

8. Despliegue de los llamados “Embajadores de Buena Voluntad” los fines de semana para proporcionar consejos y asistencia a los amantes de la playa.