Meliá se libró de una demanda interpuesta por una familia cubanoamericana (Imagen de archivo)

La revista especializada en turismo Preferente dio a conocer a fines de la semana pasada que una jueza de la Florida, apartó al grupo hotelero Meliá de una causa judicial que se dirime en territorio norteamericano por la propiedad del hotel San Carlos, actualmente gestionado en la ciudad de Cienfuegos por la firma española, reporta Diario de Cuba.


El juicio estaba previsto para el próximo 10 de enero, y la magistrada decidió paralizarlo, en el mismo debían participar, de un lado, la familia Sánchez Hill, que reclama un hotel de su antigua propiedad confiscado por el régimen castrista, y del otro, Meliá, quien administra el inmueble en la actualidad.

El hotel San Carlos le fue expropiado en diciembre de 1962, del pasado siglo, al empresario cubano de origen asturiano Antonio Cuco Mata Álvarez, hasta la fecha no ha habido una indemnización ni para el propietario, ni para los herederos.

En mayo pasado a raíz de la entrada en vigor del Título III de la Ley Helms-Burton, la nieta de Mata demandó al régimen de La Habana y a Meliá para que les devuelva el hotel que su abuelo fundó.

La familia Mata pidió compensación por el uso del hotel que fundaron sus antepasados, y que ahora es administrado bajo el nombre Meliá San Carlos.


En el verano del pasado año, la multinacional española argumentó que su «papel» en la Isla era solo gestionar el grupo hotelero, recogió el periódico El Mundo.

Además Meliá alegó que había recibido un hotel en estado «catastrófico», pues tras ser expropiado el inmueble se deterioró grandemente, en la década del noventa del pasado siglo, la propiedad fue albergue de delincuentes, funcionó de baño público, y refugio de amantes en las noches.

El San Carlos reabrió sus puertas como hotel recientemente en el año 2018.

Esta es tan solo una de las propiedades reclamadas por sus antiguos dueños, luego de que entrara en vigor el Título III de la Ley Libertad.

El pasado 31 de diciembre el Grupo Meliá presentó una moción ante el Tribunal de Florida por la propiedad del hotel San Carlos, el objetivo era poner fin al litigio, una petición que apenas dos días después fue estimada por la jueza Cecilia M. Altonaga del distrito de Florida.

Las empresas Expedia, Trivago, Booking y Hotels.com, así como las hoteleras Gran Caribe, Cubanacán, y Gaviota, una de las compañías controladas por los militares cubanos, quedaron apartadas de la causa, también por decisión de la magistrada.