El pasado miércoles entró en vigor una nueva ley migratoria en Brasil, la misma podría beneficiar a los trabajadores de la salud cubanos que se encuentran en ese país y han abandonado las misiones médicas, detalla André De Santana Correa, abogado a El Nuevo Herald.


El jurista representa a 80 galenos de la Isla caribeña que han presentado demandas para poder establecerse en la nación suramericana, y subraya que “la nueva ley permite diversos tipos de protección al médico cubano considerado desertor en Cuba a través de la llamada acogida humanitaria”.

El letrado recomendó a todos los especialistas cubanos que tienen una visa temporal vencida en Brasil que soliciten “permiso de residencia con visado temporal de acogida humanitaria”.

Brasil tomaría en cuenta que a estos profesionales se le está impidiendo regresar a su tierra natal durante ocho años porque el Gobierno castrista los califica de “desertores”.

Santana reflexionó sobre esta política del régimen y dijo que es “mucho más que una persecución política” y la describió como “la crueldad más despiadada por la que se puede hacer pasar a un ser humano”, considerando que “se aleja a la persona de sus seres queridos y de su tierra natal, y además se deja completamente indefenso al individuo, como si su vida no valiera nada”.


La nueva ley de migración brasileña tiene como fin igualar los derechos y deberes de los extranjeros residentes a los de los nacionales de ese país, de igual modo proveer de mano de obra calificada a Brasil.

Ernesto Ramírez, especialista de la salud, que abandonó el programa para médicos bajo la tutela de Castro dijo: “Tenemos esperanza de que con esta nueva ley nuestro proceso continúe. Hay muchos médicos cubanos en Brasil que necesitamos que este país reconozca que somos profesionales de la salud en igualdad de condiciones con los médicos de otros países que están en el programa Mas Médicos”.

No obstante, una abogada brasileña, Diana Quintas de la firma Fragomen comentó a EFE que la nueva ley migratoria tenía “lagunas” y que en aspectos laborales necesitará de la acción coordinada de varios ministerios.

Noel Fonseca, quien lleva 20 años ejerciendo como galeno declaró estar optimista con la nueva ley: “El Ministerio de Salud Pública amenazó al Gobierno brasileño para que no se nos permita quedarnos en el programa Más Médicos si desertamos de la misión. A su vez, el Ministerio de Salud de Brasil presionó a las municipalidades para que no den ningún tipo de ayuda a los médicos”, detalló el médico vía telefónica.

(Con información de Diario de Cuba)