Un vídeo capturado en redes sociales muestra una fuerte confrontación entre un cardiólogo de San Bernardino, California, y la familia de su paciente después de que insulta a la anciana por no hablar inglés.

«Me quedé impactada. Sí, no lo podía creer», dijo Yuset Galura a KTLA.

Galura acompañó a su madre de 67 años, Maria Ramírez, a su cita de cardiología. Según la testigo nunca imaginó lo que sucedería después de que su madre saludara a ese médico, Paul Ryan.

«Tan pronto como el médico entró en la habitación, ella le preguntó si él hablaba español y eso fue todo lo que necesitó para que él la insultara por hablar español», reveló.


Según la testigo el médico le cuestionó a su madre que estuviese en EEUU y no pudiese hablar la lengua oficial, el idioma inglés.

«No necesitas hacer nada más que decirme si algo está mal con ella. Si ella está bien, si no, entonces traduciré a mi madre. No es necesario que me digas que ella necesita aprender inglés», fue la respuesta que Galura dio al doctor.

La hija de la mujer grabó el incidente en su teléfono celular y publicó el video en Facebook, generando numerosos comentarios y críticas por parte de otras personas que afirmaron tener experiencias similares con el médico.

KTLA también encontró varias reseñas negativas de Yelp que detallaban más acusaciones del racismo de Ryan hacia los mexicanos.

La mujer junto con su madre y otros familiares, protestaron el lunes frente a la clínica de Ryan con la esperanza de advertir a otros pacientes sobre el tratamiento que le da a los latinos.

Ella confesó que su madre vio a Ryan por primera vez el jueves pasado por recomendación de otro médico, y aún no ha recibido los resultados de su prueba de corazón y agregó, para el registro, que es una ciudadana estadounidense.

«Quiero desenmascarar al doctor, si no te gusta estar cerca de mexicanos, latinos, hispanos o cualquier otra raza que no sea tu raza, entonces no tienes espacio en el campo médico», expresó la hija de la víctima de discriminación.

La oficina de Ryan, Pulse Cardiology, emitió un comunicado el lunes:

«Pulse Cardiology está realizando una investigación independiente sobre el incidente reportado que involucra al Dr. Ryan, quien actualmente no atiende pacientes en ninguna de nuestras clínicas o en el Centro Médico St. Bernadine. El incidente reportado no refleja los valores de los médicos, asistentes y administradores de Pulse. Desde su inicio hace tres años como la principal práctica de cardiología del Inland Empire, Pulse ha servido con orgullo a todos los pacientes, independientemente de su nacionalidad, con un personal diverso que habla varios idiomas, incluido el español».

(Con información de Mundo Hispánico)