Tras caer ante Floyd Mayweather en la pelea más esperada del año, el luchador irlandés Conor McGregor aseguró que los jueces había detenido la pelea, que estaba al mismo nivel, muy rápido, reporta Infobae.

«Mayweather no me tiró, fue el cansancio. El combate estaba igualado. Pararon la pelea demasiado rápido», declaró el irlandés tras dejar el ring en lo que fuera su debut en el boxeo.

McGregor tuvo que aceptar su derrota ante Mayweather, quien lo derrotó antes de ir a las tarjetas y se anotó un récord histórico de 50 triunfos y ninguna derrota.

«Me merecía escuchar el último gong, pero está bien. Estoy orgulloso de lo que hice. Fue divertido», dijo el irlandés, quien aseguró que su contrincante «no es tan fuerte, no es tan rápido, pero tiene algo: mucha experiencia», agregó McGregor.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba