Mariela Castro vuelve a desatar su furia, y llama «hienas amaestradas» a quienes la critican/Imagen de archivo

Mariela Castro Espín volvió a desatar su rabia en las redes sociales, llamando «hienas amaestradas» «gusanos» y «traidores» a quienes la criticaron por sus controversiales tuits en vísperas del Día de la Virgen de la Caridad del Cobre, informa Diario de Cuba.


Según la hija del general, utiliza «las opciones que da Facebook para limpiar» su espacio de «comunicación».

«A gusanos y traidores siempre les bloqueo y elimino, pero quedan algunas hienas amaestradas que siguen haciendo la tarea exigida por cobardes desde el imperio acosador», añadió.

Castro Espín fue apoyada por el periodista oficialista Iroel Sánchez, quien se solidarizó con ella, y dijo los comentarios en respuesta a las palabras de la directora del estatal Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), se trataron de «bullying de odio pagado desde Miami».

En un nuevo intento de politizar la imagen de la Caridad del Cobre, Mariela aseguró «la Virgen guerrera nos acompaña y protege la unidad del pueblo en sus luchas revolucionarias. Que pobreza de espíritu y cuánto odio destilan quienes intentan dividirnos. Cuántos mensajes ociosos para tener cobija de quienes les desprecian, usan y excretan».


Esta misma semana Castro Espín expresó «Gracias Cachita por protegerlo, por amparar a Fidel y a la Revolución Cubana. Oshún no aceptará ofrendas de mercenarios y traidores de Cuba».

Un tuit que le costó un sinnúmero de respuestas en la citada de red social, entre ellas la de la activista Rosa María Payá.

«La heredera del dictador debe saber que la dinastía no era eterna:
Los hijos de Lina Ruz no lucharon por la libertad de Cuba sino para perpetuarse en el poder, imponiendo por la fuerza un Estado totalitario y ateo. Su deseo nunca será concedido por el pueblo cubano.
El mar de girasoles de este septiembre les anuncia el fin de su poder opresivo», contestó la promotora de Cuba Decide.

Más de 40 opositores fueron arrestados ayer en todo el país, por una oleada represiva que buscaba paralizar las manifestaciones pacíficas de la «Revolución de los girasoles» convocada por el exilio y la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU).