Foto de Gage Skidmore (Flickr – CC BY-SA 2.0)

El senador cubanoamericano, Marco Rubio, enfatizó la importancia de aplanar la elevada curva actual de casos de Covid-19 en la Florida pero ha rechazado las sugerencias del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los EEUU sobre cerrar negocios nuevamente.


«Apoyé el primer» cierre «para aplanar la curva», tuiteó Rubio. «Pero ahora estamos en un lugar muy diferente. Debe pesar el costo versus el beneficio. Los costos sociales, económicos y de aplicación son significativos. Los beneficios son cuestionables, el gobierno no puede cerrar reuniones privadas y la mayoría de las empresas ya están restringidas», escribió en su publicación.

Las palabras de Rubio llegaron en un momento luego que el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, le dijera al podcast de The Wall Street Journal que se debía considerar un segundo cierre.

“Lo que estamos viendo es un crecimiento exponencial. Pasó de un promedio de aproximadamente 20,000 a 40,000 y 50,000 ”. Dijo Fauci. «Eso se duplica. Si continúa duplicando, dos veces 50 es 100.


“Cualquier estado que esté teniendo un problema grave, ese estado debería considerar seriamente el cierre. No me corresponde decirlo porque cada estado es diferente «.

Pero los comentarios ciertamente cubren Florida, que creció de 100,000 a 200,000 casos en un lapso de dos semanas. Hasta el jueves por la mañana, el Departamento de Salud de Florida había reportado 232,718 casos totales de COVID-19 y 4,009 muertes de pacientes con la enfermedad.

Al inicio de la pandemia Rubio justificó y apoyó el cierre para poder aplanar la curva pero ahora está rechazando las afirmaciones de Fauci y el CDC.

A pesar de la posición de Rubio ante el cierre el alcalde de Miami Dade ha considerado e implementado toques de queda, cierre de comedores de restaurantes, cancelación de alquileres a corto plazo y otros servicios que tienen impacto directo en la economía local y del estado.