Nicolás Maduro pasa sus noches en un búnker, custodiado por cubanos (Imagen tomada de La Opinión de Murcia)

Un alto cargo del Ejército venezolano que habló con el diario español El Confidencial, reveló que miembros de la Inteligencia cubana son los que conducen los interrogatorios a militares de ese país, a causa del alzamiento contra el dictador Nicolás Maduro, el pasado 30 de abril, informa Diario de Cuba.


Las negociaciones para el alzamiento, revestido de lo que describió como un «carácter legal», tuvieron lugar en un país del Caribe desde comienzos de este año, confesó el militar, que pidió hablar bajo condición de anonimato, desde Caracas.

Según el coordinador jefe, el objetivo era formar una junta militar transicional desde el 2 de mayo que garantizara en unos meses la celebración de elecciones democráticas en Venezuela.

Para lograrlo se contaba con el poder militar, el legislativo y el poder judicial para darle un «carácter legal y legítimo» a una asonada primera que contara con un amplio respaldo interno y externo», de ahí que el entrevistado narrara al periódico cómo se había llegado a un acuerdo para el alzamiento con Vladimir Padrino, ministro de Defensa; Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo; Juan Guaidó, al frente de la Asamblea Nacional; Manuel Cristopher Figuera, jefe del SEBIN; Iván Hernández Dala, jefe de la Contrainteligencia militar, y varios emisarios enviados desde Washington.

De acuerdo al plan que fracasó, tanto la Asamblea Nacional, presidida por Guaidó, como el Tribunal Supremo, dirigido por Moreno, emitirían sendos comunicados el jueves para legitimar la rebelión.

Pero todo se truncó debido a la «precipitación, el amateurismo e inexperiencia» de Guaidó, comentó el alto cargo militar, quien cuestionó que el pasado martes 30, el presidente encargado de motu proprio, decidió convocar el alzamiento vía Twitter.


El entrevistado explica que Guaidó violentó el pacto, de ahí que se frustrara.

Los presuntos implicados en el alzamiento y otros muchos oficiales «están siendo interrogados con polígrafo en la sede del SEBIN bajo la dirección de los militares cubanos», desde el 2 de mayo al mediodía.

Los militares cubanos son leales a Maduro, «y están duchos en las mejoras técnicas de interrogatorios», explicó el alto funcionario.

«Pretenden comprarnos como si fuéramos mercenarios», admitió el jueves desde un cuartel militar, Vladimir Padrino, ministro de Defensa.

El dictador se encuentra prácticamente atrincherado en el Fuerte Tiuna, desde donde hizo celebrar el acto de lealtad junto a Padrino López, retransmitido por televisión a las 7:00AM del jueves y en un ambiente controlado, sin público civil, publicó El Español.

De acuerdo a rumores Maduro pasa las noches dentro de un búnker en ese bastión, la principal plaza militar en Caracas, con cerca de 4.500 efectivos.

Luego de que hayan salido a la luz estas negociaciones en las que habrían participado los más cercanos colaboradores de Maduro, el gobernante se protege del público, limitando sus apariciones, además parece estar resguardándose de los propios legionarios chavistas.

El principal búnker conocido como La Roca, en el Fuerte Tiuna, donde se esconde el dictador, se dice solo estaría custodiado por los altos oficiales del régimen de La Habana.