Madre e hija fueron asesinadas el jueves pasado en Cienfuegos, Tomasa Causse Fabat, una enfermera de 64 años en la acera frente a su casa gritaba: “Ay mi hijita, ay mi hijita” sobre las 11:30 am.

Según cuenta un vecino de la mujer “estaba sangrando. Pensé que le había pasado algo y corrí a auxiliarla”.

Mientras el vecino Luis Roque auxiliaba a la madre, la hija salió de su casa en dirección a la vivienda del vecino que se encuentra justo al frente, al cruzar la avenida 66.

“Daylín [Najarro Causse] se refugió en mi casa con múltiples puñaladas en el vientre. Mi exmujer y mi hija la auxiliaron y le pusieron un pulóver sobre las heridas para contener la hemorragia, pero en ese momento el asesino la persiguió hasta allí, continuó apuñalándola y finalmente la degolló ante la mirada aterrada de mis familiares”, añadió Roque.


La madre de Daylín murió unas horas más tarde a causa del desangramiento en la misma sala del hospital en el que había trabajado, víctima de las múltiples puñaladas provocadas por su exyerno, Rafael García.

Tomasa Causse había recibido la medalla al trabajador internacionalista seis años atrás, recoge el diario independiente 14ymedio.

Su hija de 36 años había estado casada con quien la mató, el padre de una niña de cinco años, que se ha quedado huérfana, al cuidado de su tío.

Adrián Najarro, hijo y hermano de las víctimas confesó al mismo medio vía telefónica desde Cienfuegos: “no sé si fue por odio o por venganza pero fue una masacre”, su hermana Daylín estaba embarazada de tres meses de otra pareja en el momento en que fue asesinada.

“Rafael García cumplió un año de prisión y acababa de salir de la cárcel cuando cometió el crimen”, explicó Adrián, 14ymedio también resalta que el asesino había sido acusado de abusos y tocamientos lascivos hacia su propia hija.

“La misma niña dijo que su papá la abusaba, pero como no encontraron pruebas solo lo condenaron a un año y seis meses de prisión por un delito menor, algo así como exhibicionismo”, se queja el tío de la menor que sostiene que la legislación cubana es muy “floja” en este aspecto, y que de haber sido más duras, semejante crimen no se hubiese producido.

El familiar de las víctimas mortales dijo que ese mismo jueves varios testigos mencionaron que el supuesto culpable fue a buscar a otra expareja, pero la mujer se escondió, y no pudo matarla.

Otros testimonios señalan que García pasó por el círculo infantil de su hija para recogerla, sin embargo las educadoras no le dieron a la pequeña porque tenían conocimiento de que había estado en la cárcel.

“Me siento mal. No tengo palabras para describir lo que estoy pasando. Han sido unos días terribles para mí. Estoy solo en el mundo con mi sobrina”, expresó Najarro, maestro de profesión.

El asesino también provoco heridas menores al esposo de Tomasa Causse Fabat, que trató de defender a la enfermera usando un bate para golpear a García.

“Solo quiero que se haga justicia y que pague por lo que le hizo a mi madre y a mi hermana”, pidió Najarro.

El pasado febrero, también en la ciudad de Cienfuegos, de 150.000 habitantes, asesinaron al joven Luis Santacruz Labrada, de 23 años, y en octubre de 2017 tres hombres violaron y mataron a Leidy Maura Pacheco Mur de 18 años, este último hecho mencionado conmocionó a la ciudad.

14ymedio rememora que la hija del general Raúl Castro, “Mariela Castro dijo en enero de este año que en Cuba no había feminicidios y que ese era un logro de la Revolución que encabezaron su padre y su tío».