Nicole Antinello, residente en Caledonia, Ontario, viajó a la isla junto a su hijo Cole, su hermana de 16 años y la abuela de los muchachos, de 76.


Su hijo se sintió enfermo y ahí comenzó a vivir una pesadilla en la isla. Según Nicole el hospital pediátrico en Holguín era “como una zona de guerra”, con agua corriendo por las paredes, los inodoros funcionando sin parar y polvo por todas partes, debido a una zona de construcción en las inmediaciones de la instalación médica.

Al llegar a Canadá Nicole Antinello colgó en la red social fotos del pediátrico de Holguín, con pisos sucios, ventiladores mugrientos y escombros en el patio.