María Caridad Perez ha dedicado los últimos 18 años de su vida a cuidar a su hijo que hoy tiene 18 años de nacido pero un desarrollo mental de un bebé de apenas dos meses.


Sin ayuda del gobierno, con las limitaciones médicas, de alimentación que se vive en Cuba, y los altos precios a raíz del mal llamado «ordenamiento económico», Pérez se ve desesperada y ha recurrido a los medios para pedir ayuda para su hijo.

«A los dos días de nacido sufrió un infarto cerebral, quedó en coma 29 días y dejó como secuela una epilepsia de difícil control. Pasó a ser más tarde un Síndrome de West con un retardo psicomotor, y un poco más adelante pasó a ser un Síndrome de Lennox Gastaut, una epilepsia de difícil control también», relató en una grabación.

Ella solo pide ayuda porque se siente desesperada al ver que el régimen de La Habana no le brinda ninguna atención.

En redes sociales ella ha mostrado lo que día a día vive con su hijo Jesus Lázaro Lorenzo.


Pérez pide cualquier tipo de ayuda. Madre e hijo viven en Aguada de Pasajeros y pueden ser contactados al teléfono 53381398.