Niña cubana Ashlin Naara Perdomo con enfermedad extraña sin diagnosticar en la Isla, pide ayuda (Imágenes tomadas de redes sociales)

Ashlin Naara Perdomo Nuñez es una niña cubana de seis años, cuya rara enfermedad ha deteriorado su calidad de vida grandemente en apenas un año, su madre Yeni Nuñez Jerez, residente en Colón, Matanzas pide ayuda desesperadamente para frenar la enfermedad de su hijita.

Aunque Ashlin está siendo atendida en el Hospital Pediátrico Docente Juan Manuel Márquez de La Habana, la pequeña necesita con urgencia un estudio molecular que en la Isla no puede realizarse.


Perdomo Nuñez «fue una niña con un desarrollo normal que alcanzó todos los logros del desarrollo para su edad. Padece de alergias pero con tratamiento estable», explicó su madre. Sin embargo en enero de 2019, la maestra de la escuela a la que asistía se dio cuenta de que la menor no veía bien.

Los padres comenzaron a llevarla a distintos centros de salud en Cuba, en todos le dijeron que la pérdida de su visión era inexplicable, pese a los diagnósticos transitorios, Ashlin ha visto como su salud se deteriora por completo, sin que los médicos cubanos puedan darle un diagnóstico definitivo que permita poner un tratamiento para la enfermedad en cuestión.

En noviembre de 2019 su salud empeoró, llegaron las afectaciones motoras de la mano y pie izquierdos, y es cuando la hospitalizaron en la sala d Neurología del Hospital Pediátrico Docente Juan Manuel Márquez de la capital.

Nuñez Jerez la madre de Naara publicó hace una hora un estado actualizado de la salud de la niña, según la madre en los últimos días las afecciones de la pequeña avanzan aceleredamente.


«…Ya no puede caminar» tiene «dificultad para ingerir líquidos, se babea, mayor perdida de fuerza muscular de las extremidades y lenguaje tropeloso», son los últimos síntomas de Perdomo Nuñez.

Yeni ha agradecido en sus redes sociales a todas las personas que la han apoyado de cualquier manera, sin embargo ruega que alguna organización se interese en el caso de Ashlin para realizar el estudio y ponerle tratamiento, pues el tiempo apremia y la vida de su hija está en peligro.

«DIOS de lo imposible permítenos volver a ver a mi pequeña correr en el jardín de la casa. Pon tu mano tu poder incomparable mi DIOS», escribió la desesperada madre junto a un vídeo de la niña en la mañana de hoy.