En Cuba el uso de los condones va más allá de su adquisición para tener relaciones sexuales protegidas, un reciente reportaje de Euronews, ahonda sobre el tema.

Los antillanos han descubierto ante la escasez y la precariedad económica, sus múltiples usos, y lo utilizan para pescar, para fermentar el vino, como liguitas de cabello, y remendar pinchazos en las gomas de los autos.

“Ven el condón como una herramienta para utilizarla en otras cosas” que no deben ser usadas, dijo un activista, que crítica que el ingenio popular haya llevado a los cubanos a usar el preservativo hasta en la pesca.


Sin embargo, para otro cubano Orestes Estévez, el condón es un material resistente y flexible, él los usa como válvula de presión en su bodega en la capital.

“Yo lo utilizo en la fermentación de los vinos, que realmente me eleva el grado de alcohol natural, y el proceso de fermentación”, contó el antillano.

Ante la ausencia de gomas para el pelo, en una peluquería, una habanera los usa para amarrar el cabello.

El reportero del medio europeo, mencionó que es común ver preservativos como globos en fiestas, conciertos, y manifestaciones orquestadas por el Gobierno cubano.