En el condado Miami-Dade, una nueva ordenanza aumenta las penalidades aplicables a quienes encuentren culpables y amplía las posibilidades de acceso a las cortes a los trabajadores que hayan sido víctimas de un robo de salario de menor cuantía.


Los recursos institucionales existen, y el Condado cuenta con un sistema de protección al consumidor, cualquier persona puede presentar la queja. Pero sin embargo, el siguiente peldaño de ir a la corte para muchos está fuera de su alcance, y hay una gran parte que son víctimas de empleadores abusivos que no quieren pagar el salario.

Las cosas funcionan así, un trabajador demanda a su empleador, se realiza una investigación y luego un oficial define si existe o no causa para una multa. Si el agente halla algo que no está funcionando como debe ser, imponen una penalidad al culpable.

Se puede dar en una audiencia un proceso de mediación, ambas partes en este caso expondrán sus puntos. Luego se toma una decisión. Si el infractor debe pagar una suma y no lo efectúa, el trabajador puede llevar el caso a la corte, para que el culpable pague la suma establecida.

Pero lo que está pasando es que el sistema se atascó por casos de robo de salarios de más de 100.000 dólares. Obvio estas personas si pueden pagar un abogado, pero esto produjo que los despojados por sumas menores no pueden hacer uso de los recursos institucionales.

La Comisión del condado Miami-Dade realizó una propuesta en la que limita la suma de robo de salario. Va de 60 hasta $15.000 para que los más desfavorecidos puedan acceder a las cortes.


Esta propuesta fue hecha por la ordenanza del distrito 12, realizada por José “Pepe” Díaz.

De igual modo se aumentaron las penas. Quien sea culpable de robo de salario ahora, tendrá que sufragar tres veces el valor no pagado.

Y si es contratista del Condado, el contrato será cancelado con inmediatez.

(Con información de Diario Las Américas)