subasta_christies

La obra «Pelea de gallos» (1942) de Mariano Rodríguez, parte de la colección privada «CUBA MODERNA» fue adquirido por 1.087.500 dólares, un récord para el artista. Por su parte «Sur les traces (Transformation)» (1945), del cubano Wifredo Lam valorada en 2.5 y 3.5 millones de dólares, no consiguió comprador.


El cuadro es uno de apenas tres de este tema del pintor; los otros dos forman parte de las colecciones permanentes del Museo de Arte Moderno (MOMA) en Nueva York y el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (LACMA).

gallos

«Es una pintura que es casi un emblema para Cuba, es un símbolo de la pintura cubana», dijo a la AP Virgilio Garza, director del departamento de arte latinoamericano de la rematadora.

«Mariano pintó en los 40 unas cuantas pinturas con gallos y esta es una de las más bellas obras de Mariano de ese tema en manos privadas. … Nunca habíamos tenido una pintura de Mariano de este nivel».


York» del uruguayo Joaquín Torres-García (1923) por 775.500.

Pablo Atchugarry también rompió su marca con una escultura sin título ejecutada en el 2015 que se vendió por 439.500 dólares, y el argentino Guillermo Kuitca lo consiguió con el tríptico «Deng Haag – Praha» de 1989, que facturó 511.500 dólares.

Sotheby’s también destacó el desempeño de los maestros venezolanos de arte cinético Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz-Diez, cuyas obras «Vibración negra» y «Physichromie (Baroque)», respectivamente, se vendieron en 552.500 y 492.500 dólares.