La agencia de prensa The Associated Press, obtuvo una grabación de lo que algunos funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos escucharon en La Habana.


La grabación, difundida el jueves por la prensa, es la primera divulgada públicamente de los muchos sonidos que llevaron a los investigadores inicialmente a sospechar de un arma sónica.

La Marina y el Departamento de Estado no ha respondido a los comentarios sobre la grabación.

Cuba ha negado la participación o conocimiento de los ataques.

Se sabe que no todos los estadounidenses afectados en Cuba escucharon sonidos. Aquellos que escucharon sonidos, no está claro que hayan escuchado exactamente lo mismo.

La grabación que ha difundido la prensa se ha mejorado digitalmente para aumentar el volumen y reducir el ruido de fondo, pero no se ha alterado de otra manera.


El sonido parecía manifestarse en pulsos de diferentes longitudes – siete segundos, 12 segundos, dos segundos – con algunos períodos prolongados de varios minutos o más. Entonces habría silencio por un segundo, o 13 segundos, o cuatro segundos, antes de que el sonido abruptamente comenzara otra vez.

No se ha aclarado si hay un vínculo directo entre el sonido y el daño físico sufrido por las víctimas. Los Estados Unidos afirman que, en general, los ataques causaron problemas auditivos, cognitivos, visuales, de equilibrio, de sueño y otros.

Un examen más detenido de una grabación revela que no es sólo un solo sonido. Aproximadamente son 20 o más frecuencias o tonos diferentes.

“Lo que nos está diciendo es que el sonido está situado entre aproximadamente 7.000 kHz y 8.000 kHz.Hay unos 20 picos, y parecen estar igualmente espaciados. Todos estos picos corresponden a una frecuencia diferente”, dijo Kausik Sarkar, un experto en acústica y profesor de ingeniería en la Universidad George Washington.

Los investigadores han explorado si infrasonido o ultrasonido podría estar implicados en los ataques de La Habana.

Las grabaciones se han realizado para los funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos para enseñarles qué escuchar, dijeron varias personas con conocimiento de la situación en La Habana.

Funcionarios cubanos no confirmaron si Estados Unidos ha compartido las grabaciones con el gobierno de la Isla, pero La Habana ha reiterado su disposición para ayudar en la investigación de los hechos.

(Con información de Local10.com)