Organizaciones procastristas entregaron este jueves al Museo de la Revolución, una réplica de la gorra verde olivo que usaba el difunto Fidel Castro, como lo habían anunciado el pasado noviembre, cuando la enorme estructura fue enviada a Cuba, por el Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba (MASCuba) y de la Unión de Residentes Cubanos en Argentina (URCA) .

La pieza de metal pesa 30 kilogramos, tiene casi dos metros de largo y 60 centímetros de alto, fue confeccionada por el artesano Mario Garabello, dio a conocer la edición digital de la emisora estatal Radio Habana Cuba.

El miembro de MASCuba, Alberto Mas dijo que la idea de reproducir la gorra surgió “durante una conversación entre amigos” con Ramón Labañino en Buenos Aires. Labañino es uno de los cinco espías que cumplió condena en EEUU.

“En aquella charla, hace casi un año y medio, Héctor Gutiérrez, coordinador de la URCA, propuso la iniciativa como homenaje a Fidel Castro, y comenzaron los trabajos en la localidad de Carmen de Arico, con el apoyo de trabajadores que donaron chapas metálicas”, apuntó el integrante de MASCuba.


“Para nosotros fue concretar un homenaje que representa el amor del pueblo argentino hacia Cuba, porque tenemos una historia común, una vida en común. Cuba se convirtió en la primera trinchera de resistencia frente al imperio norteamericano, por eso nuestro agradecimiento a la revolución y nuestra decisión de hacer este homenaje”, añadió.

De querer cumplir el cronograma inicial, Diario de Cuba señala que “la monstruosa gorra tendrá que salir en peregrinaje por toda la Isla hasta Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, donde se encuentran los restos de Fidel Castro”.

(Con información de Diario de Cuba)