Las colas no cesan en Cuba debido a la escasez alimentaria y el racionamiento (Imagen, captura de pantalla, CubaNet)

El desabastecimiento sigue provocando largas colas en toda Cuba, las últimas imágenes llegan desde La Habana, capital del país, donde se puede ver a mujeres con niños en brazos en las extensas filas que se hacen para comprar comida o artículos básicos en las tiendas recaudadoras de divisas llamadas TRD.


Para el cubano de a pie el panorama sigue siendo desolador, y las colas pueden verse en todas partes en pleno verano, cuando el sol y el calor arrecia en el país caribeño.

El desespero de la población para encontrar comida, es producto de una escasez alimentaria a la que el Gobierno cubano ha tildado de «coyuntural», no obstante la falta de alimentos comenzó a fines de 2018, y ha ido aumentando a lo largo de 2019.

El Ministerio de Comercio Interior de Cuba ha vuelto a hablar de racionamiento de productos básicos para el mes de junio con el objetivo de paliar el hambre en el país, aunque para muchos esta no es la solución adecuada porque estimula el mercado negro, y no resuelve el problema de la escasez, es la única opción que el régimen ha puesto sobre la mesa.

Según Betsy Díaz, titular cubana de Comercio Interior no incorporarán productos a la canasta normada, sino a los mercados de oferta y demanda, ya que el desabastecimiento es «coyuntural».


El gobierno no tiene estrategias, instrumentos ni reservas, opinan por su parte un grupo de economistas consultados por Martí.

Para junio el MINCIN estableció la venta regulada del arroz (hasta 10 libras), frijoles (5 libras), pollo (5 kilogramos), pescado (5 unidades), y harina de trigo (2 kilogramos).

Durante este mes se venderá pescado liberado-controlado, en todas las provincias cubanas, excepto en La Habana que lo comercializó a fines del mes pasado.

Otro producto que enfrentará problemas a la hora de la producción y distribución en Cuba, es la pasta dental.

(Con información de CubaNet y Martí Noticias)