Foto de US Department of State (Flickr)

La Unión Europea expresó preocupación ante la activación del título III de la Ley Helms-Burton que la administración Trump aprobó. La UE dijo que permitir demandas de ciudadanos estadounidenses a empresas podría crear conflictos en la Organización Mundial del Comercio y una serie de reclamaciones en tribunales europeos, informó Reuters.


El jefe de política exterior de la UE junto con la comisionada de Comercio, Federica Mogherini y Cecilia Malmstrom, así lo expresaron en una carta con fecha del 10 de abril, al secretario de Estado Mike Pompeo.

Ambas funcionarias pidieron a Pompeo que la Administración otorgue una exención consistente para las empresas y los ciudadanos de la UE, mientras que el bloque suspende un desafío de la OMC sobre el tema, dijo Reuters.

«La UE está considerando un posible lanzamiento del caso de la OMC».

«En su defecto, la UE estará obligada a utilizar todos los medios a su disposición, incluso en cooperación con otros socios internacionales, para proteger sus intereses», dijo la carta.


La carta también decía que los tribunales de la UE estaban facultados para permitir que las empresas de la UE recuperaran las pérdidas causadas por reclamos sobre Cuba, y que la mayoría de los mayores reclamantes tenían activos en la UE.

«Esto podría desencadenar un ciclo contraproducente de reclamaciones que perjudicará el clima empresarial, sin llevar justicia a los titulares de reclamaciones, ni afectar la situación en Cuba de manera positiva», escribieron las dos funcionarias de la UE.