Ana Gloria Buduen junto a los también actores Tomás Cao y Hector Noas (imagen tomada de IPS Cuba)

Ana Gloria Buduen una actriz santiaguera de 64 años ha pedido al Gobierno cubano una casa en La Habana, según comentó ella misma en entrevista con Altercine, de Inter Press Service (IPS Cuba), pierde muchas oportunidades de trabajo, y los continuos viajes a la capital le afectan bastante, reporta Diario de Cuba.


“Mi madre está enferma y tengo que cuidarla, por eso tengo que regresar siempre, pero pierdo mucho trabajo. Si tuviera una casa en La Habana, me ayudaría mucho”, apuntó.

La carrera de Buduen despegó en 2012, la santiaguera trabajó en ocho películas, tres novelas y otros programas de televisión.

Ana Gloria cuida y sostiene a su madre, su hijo y nieta, ellos viven en un pequeño apartamento en la Avenida Trocha, en la ciudad de Santiago de Cuba.

Según reveló no se ha acercado a ningún político o ministro para explicarle su situación, “me da pena, sí deberían de darme una. Tantas casas que hay por ahí vacías, ¿eh? Pero me da pena, no, nunca se lo he pedido a nadie. Sé que hay otros artistas e intelectuales que están pasando mucho trabajo en La Habana. Pero bueno, hay que seguir luchando”, confesó.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

En la década de los 70 del pasado siglo, Buduen interpretó disímiles personajes en la TV santiaguera, sin embargo cuando se acercaban los 80, la actriz se tuvo que conformar con trabajo en la radio y en teatro, porque las producciones de Tele Rebelde acabaron a principios de 1980, fue cuando el ICRT y sus producciones dramáticas se quedaron en La Habana.

Con Hello Hemingway (1990), del cineasta cubano Fernando Pérez, Buduen tuvo la oportunidad de debutar en el cine, en los 90 con la llegada del período especial, Ana Gloria estuvo confinada sólo a trabajar en la radio, cayó en el alcoholismo, a causa de la precariedad económica en Cuba.

Tuvo suerte en 2012, cuando el realizador y actor santiaguero Guille de la Rosa regresó de España, y la ayudó con cursos de meditación, así fue como la actriz volvió a la escena.

Buduen ha tenido la oportunidad de actuar en “Desvarío”, de Alejandro Gil; “La pared de las palabras, de Fernando Pérez; “Melaza”, de Carlos Lechuga; “Un traductor”, de Rodrigo y Sebastián Barriuso; “Sergio y Serguei”, de Ernesto Daranas; “Últimos días en La Habana”, nuevamente con Fernando Pérez.

Su actuación cumbre le llegó de la mano del realizador francés Eduard Salier, en la cinta “Cabeza Madre”, una comedia gore disparatada en la que la santiaguera obtuvo el protagónico, y lo hizo brillar con su talento.