La presidenta chilena, Michelle Bachelet, en los dos últimos meses de su mandato, priorizó su visita a la Isla comunista, en respuesta a una invitación realizada por el general Raúl Castro.


En medio de una polémica, desde dentro de su país, y con la disidencia cubana, la gobernante efectúa una visita oficial a La Habana, en la que sólo se reúne con funcionarios del régimen, y obviamente con el propio Castro.

Asimismo Bachelet pidió a su sucesor al frente de Chile, el derechista, Sebastián Piñera, mantener un plan para incrementar inversiones en Cuba, reportó AFP.

Este lunes, Castro recibió a la mandataria en el Palacio de la Revolución. Está previsto que Raúl deje la presidencia de la Isla en abril, aunque seguirá al frente del Partido Comunista, único legal en Cuba en casi seis décadas.

La Cancillería cubana informó sobre el encuentro entre ambos mandatarios: “Durante el encuentro, desarrollado en un ambiente fraternal, ambos mandatarios expresaron su satisfacción por el buen estado de las relaciones bilaterales y conversaron sobre la necesidad de fortalecer los nexos económico-comerciales y de cooperación, así como las inversiones”.


En su segundo y último día de visita, la presidenta socialista ante empresarios, dijo: “En pocas semanas más culmino mi gestión (…). Confiamos en que esa línea que tan buenos resultados ha tenido en, por ejemplo, la creciente presencia de Chile en América Central y el Caribe, en particular en Cuba, seguirá siendo una tónica predominante”. Las inversiones chilenas en el país caribeño son de unos 52 millones de dólares y las ventas a la Isla representan sólo el 0,05% del total de las exportaciones del país suramericano, de acuerdo a la prensa.

Mientras, el presidente electo de Chile, que asumirá su cargo muy pronto, Sebastián Piñera, criticó al castrismo y recordó la falta de libertades en Cuba.

“Creo que en Cuba tampoco hay democracia, libertades ni respeto a los derechos humanos. Por tanto, si yo fuera presidente y visitara Cuba, como lo hice cuando visité Cuba, me reuniría con la disidencia”, advirtió Piñera quien estuvo al frente de la nación suramericana de 2010 a 2014.

El titular de Economía chileno, Jorge Rodríguez, por su parte, quien viajó a La Habana acompañando a Bachelet, consideró que Piñera debe mantener el acercamiento con Cuba. “El empresario chileno en Cuba es importante porque vamos generando lazos que en el futuro deben darnos frutos importantes”, acotó.

“Lo que inició el presidente (de Estados Unidos, Barack) Obama (con su histórico acercamiento a Cuba en 2014) fue muy positivo. Esperamos que en el largo plazo siga siendo así. ¿Por qué Cuba tiene que estar cerrada? No hay ninguna razón”, puntualizó.

El régimen agradeció a la presidenta y a la comisión chilena que viajó a Cuba, el apoyo contra el embargo.

(Con información de Diario de Cuba)