La «gran reapertura» del bar de Sandro Castro, nieto de Fidel Castro, viene con fiesta de Halloween incluida/Imagen tomada de redes sociales

Sandro Castro resurge tras meses de silencio, y anuncia «gran reapertura» de su famoso bar en La Habana. Faltando apenas unas semanas para que la Mayor de las Antillas acoja el Festival San Remo Music Awards, del 16 al 21 de noviembre próximo, el régimen que se autoproclama socialista, pero actúa al modo capitalista se prepara para una feria de negocios en el marco de este evento con vistas a captar divisas, y también le da luz verde a todo el clan Castro para explotar al máximo sus privilegios.


Este es el caso de Sandro Castro, nieto del fallecido dictador Fidel Castro, dueño del lucrativo EFE Bar, en el capitalino Vedado, que volverá a abrir sus puertas este viernes 29 de octubre con una fiesta de Halloween.

La gran fiesta tendrá lugar entre las 9:00 pm y las 4:00 am, según el comunicado en redes sociales la misma se llevará a cabo «cumpliendo las medidas sanitarias» por la pandemia de Covid-19.

Para el sábado 30 de octubre el negocio privado de Sandro también abrirá sus puertas, esta vez con una «Noche del terror» y premio al mejor disfraz.

View this post on Instagram

A post shared by EFE BAR (@efebar_cuba)


«Esto estará muy duro no se lo pueden perder», es el comentario que se puede leer junto a la promoción del bar.

Laura Daniela Alvarez, modelo y novia del joven Castro también ha estado promocionando la fiesta en las historias de sus redes sociales.

Desde febrero pasado no teníamos noticias de Sandro, quien provocó todo un «escándalo» en redes, presumiendo uno de sus automóviles de la marca Mercedes Benz.

Tras la polémica la dictadura obligó a Sandro Castro a ofrecer disculpas públicamente, y a decir que el carro no era suyo, sino que se lo habían prestado.

Una mentira que muchos cubanos tomaron como una ofensa, ya que durante años se han filtrado los lujos de los que disfrutan los familiares de los dictadores cubanos, pese al secretismo en que se desenvuelve el régimen para acallar voces debido al hambre y a la miseria a la que han sometido al pueblo de la Isla desde hace más de seis décadas.