La primera visita del presidente estadounidense Donald Trump a América Latina estará relacionada con la XVIII Cumbre de las Américas en Lima, Perú a desarrollarse los próximos 13 y 14 de abril, según la Casa Blanca, el mandatario planea centrarse en “los gobiernos democráticos contra la corrupción”. Uno de los encuentros que ya tiene previsto es un viaje a Colombia donde se reunirá con el presidente Juan Manuel Santos.

Aunque Cuba no ha confirmado de manera oficial si habrá reunión con el octogenario gobernante Raúl Castro, dado que el actual presidente de los EEUU ha revertido la política hacia la Isla, que mantenía su predecesor, la Casa Blanca no desea que Trump genere los titulares que Barack Obama generó hace tres años atrás, con un estrechón de manos al tirano que le dieron la vuelta al mundo.

Un alto funcionario del gobierno estadounidense dijo: “siempre hay acercamientos entre todos los líderes en la cumbre, pero mi expectativa es que trataremos de mantener al presidente Trump alejado de líderes que no comparten los valores y perspectivas de Estados Unidos”.

Un año después de anunciar el deshielo entre Washington y La Habana, en 2015 Obama generó titulares en la prensa del mundo entero cuando saludó y le estrechó la mano a Castro en la Cumbre de Panamá.


Este año no es el momento indicado para que Trump salude a Raúl Castro, el Gobierno de EEUU ha aclarado que no habrá un acercamiento con la Isla en las condiciones actuales, de falta de democracia, y mientras la economía permanezca bajo el mando de la cúpula militar cubana, señaló el funcionario de alto rango.

Y tampoco se espera que Castro se acerque a EEUU en la Cumbre de Lima, a días de supuestamente abandonar la presidencia.

“En verdad, como esta es una de las últimas actividades internacionales de Raúl Castro, esperamos que su comportamiento sea muy presidencial. No va a hacer un show en la cumbre”, añadió.

(Con información de El Nuevo Herald)