La azitromicina puede llegar a costar en el mercado informal cubano hasta 7.000 pesos/Imagen tomada de redes sociales

La falta de medicinas en Cuba es tan aguda, que algunas personas han empezado a lucrar, imponiéndole altos precios a los antibióticos u otros fármacos en el mercado informal.

La opositora cubana Diasniurka Salcedo Verdecia, hizo un llamado a los revendedores para que se sensibilicen con el panorama que enfrentan muchas personas en la Isla, que están perdiendo la vida por la crisis sanitaria.


«Hago un llamado a los vendedores de medicamentos, sean conscientes estamos muriendo, por favor cómo que tres Azitromicinas 4.000 pesos y 7.500, por dios sean conscientes es la vida de nuestra gente, por favor llénense de vergüenza y amor al prójimo, pónganse la mano en el corazón, no es justo muchas madres no lo pueden pagar», escribió en sus redes.

«Por favor ruego recapaciten se los imploro por amor a Dios, un tratamiento es con 6 tabletas es inconcebible, la vida no tiene precio pero llamo a no lucrar con el dolor ajeno», añadió.

«Ahhhh y para los ofendidos por mi denuncia aclaro que la culpa es del gobierno y yo lo digo y lo recontradigo , pero también hay que acabar con esas personas indolentes que lucran con nuestro dolor», sostuvo.

«Vendan vianda, ropa, zapatos, cualquier artículo. Búsquense la vida de otra manera. Pero no jueguen con candela. Se están muriendo nuestros hermanos, padres, hijos», comentó el internauta Rosbelt Rodríguez.


«Así mismo pero es el gobierno el culpable porque no llenan las farmacias de medicamentos en vez de estar construyendo hoteles y otras cosas en vez de salvar vidas», precisó Orlean Pérez.

No obstante, el primer ministro Manuel Marrero Cruz, dijo esta semana que no hay que «abochornarse» de que el Covid-19 haya hecho colapsar los hospitales en la Isla.

Marrero Cruz, y el resto de los funcionarios miembros del régimen deberían sentir vergüenza de que en los hospitales cubanos las personas están muriendo por falta de medicamentos básicos, por la escasez de oxígeno, y por la carencia de ambulancias para transportar a los pacientes.