Kamala Harris, este sábado se convirtió en la primera mujer de Estados Unidos electa vicepresidenta, además de ser de la raza negra y de origen surasiático.


La victoria histórica de la senadora de California también representa a los millones de mujeres en la demografía, a menudo ignoradas, históricamente subrepresentadas, que ahora son las receptoras de ese nuevo poder por primera vez en los más de 200 años de historia del país. .

Harris y la victoria del presidente electo Joe Biden según lo proyectado por CNN, llega días después de un recuento de votos prolongado que refleja un electorado profundamente dividido.

Harris nació en Oakland, California. Su madre es de la India y su padre de Jamaica, ambos profesionales en el campo de la medicina y la economía quienes emigraron a EEUU en su juventud. Harris asistió a la Universidad Howard, una universidad históricamente negra en Washington. Su tiempo en Howard, donde se unió a Alpha Kappa Alpha Sorority Inc., moldeó profundamente su visión política.

«No tenías que estar limitado por la idea de otra persona de lo que significa ser negro», le dijo a Dana Bash de CNN en «State of the Union» en septiembre. «Podrías ser un estudiante de bellas artes y también ser presidente de la clase. Podrías ser la reina del baile de bienvenida y ser la directora del club de ciencias. Podrías ser miembro de una hermandad de mujeres y estar en el gobierno estudiantil y querer ir a la escuela de leyes, y te animó a ser tu yo completo «.


Como mujer negra y del sur de Asia en una arena mayoritariamente blanca, en su viaje a la Casa Blanca Harris fue una especie de pionera.

Tras a noticia de la victoria esta mañana, la vicepresidenta electa publicó en su cuenta de Twitter:

«Esta elección es mucho más que @Joe Biden o yo. Se trata del alma de Estados Unidos y nuestra voluntad de luchar por ella. Tenemos mucho trabajo por delante. Empecemos».