Donald Trump (Imagen de archivo)

El fiscal de distrito Cyrus Vance puede hacer cumplir una citación judicial que envió a los contadores de Trump para que entreguen las declaraciones de impuestos del presidente, como parte de una investigación sobre pagos presuntamente irregulares durante la campaña de 2016, informa Infobae.


Esto podría ocurrir, luego de que este lunes un juez federal desestimara la demanda del inquilino de la Casa Blanca que intentaba impedir que el fiscal de Manhattan obtuviera las declaraciones de impuestos.

Mientras los abogados del líder republicano adelantaron que apelarán la medida.

El cargo de presidente hacía inmune a Trump frente a cualquier investigación, según los defensores del mandatario.

No obstante, el juez Víctor Marrero rechazó de manera tajante el planteamiento.


«Este Tribunal no puede respaldar una afirmación tan categórica e ilimitada de la inmunidad presidencial frente a los procesos judiciales», detalló Marrero.

Los pagos hechos en las últimas semanas de la campaña de 2016 a dos mujeres, que dijeron haber tenido relaciones íntimas con Trump años antes, están siendo investigados por Vance.

Michael Cohen, ex abogado del presidente se declaró culpable de violar las leyes federales de finanzas de campaña por arreglar esos pagos, y añadió que había sido reembolsado por la Organización Trump, de la cual el Jefe de Estado aún es dueño.

Más tarde fiscales federales determinaron que Cohen era el culpable de esos pagos, de acuerdo a la investigación.

Sin embargo, el fiscal de Vance investiga para conocer si alguna ley estatal fue violentada.

La investigación exige ocho años de declaraciones de impuestos de Trump y sus negocios, así como otros documentos, entre ellos los impositivos, que revelarían la verdadera situación financiera del magnate republicano.

Trump se quejó de que el juez desestimara su demanda, y dijo en Twitter que «los demócratas radicales de izquierda han fracasado en todos los frentes, por lo que ahora están presionando a los fiscales locales demócratas de la ciudad de Nueva York» para que salgan a buscarlo a él.

«Una cosa como esta nunca le ha sucedido a ningún presidente antes. ¡Ni siquiera de cerca!», añadió.