Hotel Conrad Brickell. Imagen de Google Maps

Un jurado federal determinó que el Hotel Conrad en Brickell debe pagar a una ex empleada una compensación de $21.5 millones por haber tomado represalias de carácter religioso contra ella.


De acuerdo al Miami Herald, el hotel despidió a una empleada por no poder trabajar los domingos por motivos religiosos.

Marie Jean Pierre fue lavaplatos del edificio por 10 años, desde el 2006 al 2016. El hotel sabía de su participación en una iglesia que le impedía trabajar los domingos. Sin embargo, el gerente de cocina en el 2015 le dijo que tenía que trabajar los domingos de todos modos.

Por un tiempo algunos compañeros de trabajo cambiaban el día con ella, pero el gerente supo de la situación y la obligó a presentarse los domingos y no cambiar más los turnos. Ante la negativa de la empleada, el gerente la despidió.

Pierre presentó una queja ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo, y en mayo del 2017 puso una demanda.


«El acusado tomó represalias contra el demandante al, entre otras cosas, crear un ambiente de trabajo hostil para el demandante, reprender al demandante por sus creencias religiosas y terminar con el demandante», se lee en la queja de Pierre.

El jurado determinó este lunes que se le debía pagar a Pierre 21 millones por daños punitivos, 36 mil por salario perdido, y 500 mil por daños emocionales.