Danner Manuel Estrada Gorra y Rafael Baradi Sánchez Ruiz (Imágenes de redes sociales)

Este viernes fueron condenados a un año en prisión, a través de un amañado juicio, los dos jóvenes cubanos que penetraron ilegalmente en la Base Naval de EEUU en Guantánamo, informa Martí Noticias citando las denuncias de sus familiares.


Según Lisbet Téllez Ruiz, hermana de uno de los acusados, Rafael Baradi Sánchez Ruiz, «no se respetó el juicio, metieron mentiras, en ningún momento había guardias cuando ellos intentaron irse».

La hermana del reo recordó que las autoridades habían solicitado a los familiares entregar la ropa de los encausados para descubrir mediante una prueba de olor por dónde habían entrado hacia la Base Naval «porque ellos mismos no saben por dónde se fueron», acotó Lisbet Téllez.

El abogado defensor «no lo dejaba ni hablar, y el testigo era un supuesto que estaba ese día ahí (en el lugar de la detención), que nunca estuvo», explicó la hermana de Rafael Baradi, quien recibió una sentencia de un año y tres meses de cárcel.

Por su parte Danner Manuel Estrada Gorra, que penetró la Base Naval junto a Sánchez Ruiz, fue condenado a un año y un mes de privación de libertad.


Sánchez Ruiz explicó al presidente del tribunal que el día de la fuga no había guardias custodiando el lugar por donde entraron a las instalaciones militares de EEUU, así como tampoco carteles que explicaran que estaban en zona militar, reveló Lisbet Téllez, quien estuvo presente en el juicio.

«Todo eso lo pusieron después (…) que todo el mundo en Caimanera lo vio», comentó la hermana del acusado, en referencia a que días después del arresto de los dos jóvenes, fue que las autoridades instalaron luces y señales en el lugar de los hechos.

«Los errores que cometieron los militares, que no estaban en su lugar de posta, que no tenían señalizaciones (…) después que pasó el hecho lo arreglaron para poder inculparlos a ellos», contó en medio del llanto Yuliet Yero, esposa de Sánchez Ruiz.

Yero añadió que apelarán la sentencia, el 3 de mayo próximo debe ser entregada la petición.

Dentro del Código Militar cubano, el artículo de «desobediencia» contempla multas con cuotas de 300 a 1.000 pesos cubanos, y condenas desde tres meses a un año de privación de libertad.