Joven habanero denuncia haber sido víctima de homofobia y violencia policial en una cola/Imágenes tomadas de redes sociales/Alejandro Pérez

Alejandro Pérez Rodríguez, un joven habanero que se encontraba haciendo cola en la tienda As de Oro, en San Antonio de los Baños, Artemisa, para poder comprar algunos productos necesarios, denunció haber sido víctima de homofobia y violencia policial, justo en la semana que la televisión estatal de la Isla ha criticado severamente a EEUU, por la muerte de George Floyd, a manos de un policía en Minneapolis, Minessota.


«…Se ha criticado por todos lo medios el maltrato de ese policía asesino de Estado Unidos y ahora aquí en nuestras propias narices tenemos autoridades (por llamarlo así, porque ese es un animal con uniforme) que maltratan al pueblo usando la violencia», escribió el joven, junto a una foto del oficial cubano.

Captura de pantalla número 1/Facebook

Alejandro Pérez estaba haciendo fila con su mamá, dos de sus amigos, uno de ellos estudiante de medicina, y su madre, para poder adquirir mercancía imprescindible, que según cuenta nunca pudieron alcanzar, por la corrupción de la administración del establecimiento.

«En dicha cola o infierno humano, se nos acerca ese abusador (no tiene otro nombre) con falta de ética y me pide mi teléfono, por que el se imaginaba que yo estaba tomando video a aquél infierno de cola, de maltrato, de abuso y corrupción», añadió.

Captura de pantalla número 2/Facebook

El agente describe Pérez Rodríguez le revisó toda la galería de fotos de su celular, violando su privacidad, finalmente le devolvió el teléfono por no tener las pruebas que buscaba.


No obstante, golpeó a uno de los amigos de Alejandro, que había exigido no se le maltratase.

Otro de sus amigos fue sacado de la cola por el mismo policía, porque el joven rompió un papel «ilegible» que colgaba de un poste, el documento prometía ofertar todos los productos a la población, sin embargo explica Pérez Rodríguez «al poco tiempo desaparecieron mágicamente del mercado», dejando a la mitad de los presentes sin poder comprar.

«Al sacar al muchacho como perro de ahí( los que vendían los turnos gozando pero la policía en otra cosa…) mi amigo en defesa salió a preocuparse por él, y ese animal antes mencionado lo golpeó como si el fuese un perro callejero. La población salió corriendo como fiera a socorrer y a gritarle de todo menos lindo», detalló.

«En fin ¿para qué está la policía? ¿No es para la seguridad y orden social? ¿Esa no es la diferencia que existe de la policía de Batista a la de hoy?», cuestionó.

De acuerdo al denunciante, el policía luego le pidió disculpas a su amigo, y se justificó diciendo: «es que soy un poco violento».