Mitin de repudio en La Habana/Captura de pantalla

Los mítines de repudio a manifestantes pacíficos el pasado domingo en el Parque Central de La Habana, han provocado el rechazo de las nuevas generaciones de cubanos que tanto dentro como fuera de Cuba alcanzan a ver los males de una nación rota y dividida por el totalitarismo.


Un joven cubano radicado en España, identificado como Mario Luis Reyes criticó abiertamente a los medios de prensa estatales «e instituciones oficiales», pero también lanzó una diatriba contra «los ciudadanos que componen esos organismos» descompuestos.

Para Reyes estas personas no son más que «cómplices de la muerte de jóvenes cubanos», que como él, desean una Cuba distinta.

«No se trata de que quieran el mismo país que yo, se trata de que el país se construya con los deseos de todos. Por supuesto, esos medios de prensa e instituciones nos tratan como “escoria”, a ellos y a mi, que en realidad somos nosotros», detalló.

«Esos jóvenes llevan seis días en huelga de hambre, esos jóvenes están siendo asesinados por un grupo de criminales que han impedido el paso de monjas y diplomáticos, pero no el de un delincuente que les lanzó botellas y martillazos», indicó Mario Luis haciendo clara alusión a los miembros del Movimiento San Isidro.


«Hay ciertas cosas que han sido evidentes: actos de repudio, violencia por parte del poder, delincuentes arrestando a artistas e intelectuales. Silencio, demasiado silencio», sentenció.

«Yo no le exijo a nadie que se pronuncie, pero me va a costar mucho cerrar algunas heridas. Sobre todo con los que apoyan, conscientes o no, este crimen», advirtió.

«Yo quisiera estar por encima de todo y de todos, y ser el más noble de nuestra estirpe, el perdonador y el comprendedor, pero la vida marca un límite insalvable, y eso es lo que está hoy en juego en una casa humilde de La Habana Vieja. La indigencia moral de una parte del país en que nací me ha rebasado», concluyó.

El post de Facebook estuvo acompañado de las duras imágenes que han circulado esta semana, de personas de todas las edades abucheando a los manifestantes pacíficos el domingo en el populoso parque de la capital, y que fueron captados en cámara gritando: «¡Que se vaya la escoria¡» «¡Que se vayan!» Muchos de ellos con gestos violentos y con total desfachatez.

Fueron varias las personas arrestadas el domingo, entre ellas la periodista independiente Luz Escobar, una reportera de AFP, medio extranjero acreditado en Cuba, también fue golpeada por agentes vestidos de civil al parecer.